A A A
Plus
Abril 15, 2016
750 Visitas

Aumento de calcio en la dieta, suplementos de calcio o dosis altas de vitamina D mejoran densidad mineral ósea pero no la incidencia de fracturas

Sendos estudios, en su totalidad o en su mayoría en mujeres postmenopáusicas, reconfirmaron que la adición de calcio, tanto en la dieta como bajo la fórmula de suplementos o la administración de vitamina D en dosis altas mejora la densidad mineral ósea o si hay algún incremento no tiene significación clínica que redunde en reducción de la incidencia de fracturas.

Son muy numerosas las personas que como resultado de la intensidad de la publicidad, en todo tipo de medios de comunicación, se autoprescriben y consumen suplementos de calcio y vitamina D y al menos algunos clínicos los recomiendan como preventivos de osteoporosis y de fracturas.

Los dos estudios que pasamos a reseñar no dan sustento a la prescripción de calcio o de vitamina D como suplementos para tratamiento de osteoporosis y prevención de fracturas.

Revisión sistemática y meta-análisis de estudios sobre consumo de calcio y densidad mineral ósea de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda 

Los  autores meta-analizaron 59 estudios aleatorios controlados y determinaron si el incremento en el consumo de calcio (15 experimentos con 1500 pacientes) y si la ingesta de suplementos de calcio (51 experimentos con 12.000 pacientes) aumentaba la densidad mineral ósea.

En los estudios citados la casi totalidad de los participantes eran mujeres de 50 o más años de edad al inicio del estudio. La densidad mineral ósea fue medida al inicio y luego de la intervención terapéutica.

El aumento del consumo de calcio en la dieta (a 250-3320 mg diarios) aumentó en un año la densidad mineral ósea 0.6% a 1.0% en la cadera y en el total del cuerpo y a 2 años 0.7% a 1.8% en la cadera, en el cuerpo, en el cuello femoral y en la columna lumbar; no hubo cambios en el antebrazo.

Los suplementos de calcio (250 a 2500 mg al día) aumentaron en un año la densidad mineral ósea 0.7% a 1.4% en los 5 sitios, con pocos cambios ulteriormente.

Los aumentos en la densidad mineral ósea en general fueron similares en todos los grupos de experimentos analizados:

  • Aumento del calcio en la dieta vs suplementos de calcio (excepto en el antebrazo),
  • Monoterapia con calcio vs calcio más vitamina D
  • Calcio en dosis de 1000 mg o más al día vs menos de 1000 mg y 
  • Consumo de calcio en la dieta al inicio de 800 mg al día o más o  menos de 800 mg.

Los autores concluyeron que el aumento en el consumo de calcio a través de incremento del calcio en la dieta o mediante el uso de suplementos de calcio produce aumentos pequeños y no progresivos en la densidad mineral ósea, que no tienen probabilidad de conducir a reducción significativa en la reducción del riesgo de fracturas.

Como corolario, para la prevención de osteoporosis y por ende de fracturas lo razonable es consumir desde edad temprana una dieta con contenido normal de calcio y adherirse a un programa regular de ejercicio físico. Si el individuo presenta osteoporosis, el tratamiento debe basarse en medicamentos del tipo de los bisfosfonatos.

Estudio de la Universidad de Wisconsin sobre suplementos de dosis altas de vitamina D en mujeres postomenopáusicas

En mujeres que recibieron dosis altas de vitamina D por un año, se observó un pequeño aumento en la absorción de calcio pero no hubo diferencia con el grupo de mujeres a quienes se administraron dosis bajas de vitamina D o placebo, en relación a la densidad mineral ósea en la columna, cadera total, cuello femoral o en el total del cuerpo.

El Comité de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF sigla por United States Preventive Services Task Force) se ha pronunciado en contra del uso suplementario de vitamina D en los adultos ambulatorios residentes en la comunidad porque está demostrado que no reduce el riesgo de fracturas.

Los niveles séricos de vitamina D recomendados varían entre 20 y 30 ng/mL. Sin embargo el aumento de 20 a 60 ng/mL de la deficiencia de vitamina D en mujeres postmenopáusicas aunque incrementó 1% la absorción de calcio no redujo el redujo el riesgo de caídas. En algunos pacientes se observó hipercalciuria.

En el estudio no se analizó el riesgo de fracturas. Los autores concluyeron que en los casos de deficiencia de vitamina D está indicada la repleción del nivel de vitamina D (probablemente a 20 ng/mL como lo recomienda el Institute of Medicine de Estados Unidos) pero que no se justifica ir más allá.

El estudio de la Universidad de Wisconsin complementa el meta-análisis de la Universidad de Auckland.

Referencias:

BMJ 351:h4183, Septiembre 29, 2015
ASBMR (Association for Bone and Mineral Research) Reunión Anual 2015; Resumen 1090

© EMSA-ILADIBA, Abril, 2016
(JM)

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Dosis altas de vitamina D aumentan riesgo de caídas en ancianos

    Ver más >
  • Guía Canadiense de Prevención de Fracturas en Ancianos bajo Atención Prolongada

    Ver más >
  • Guías 2015 de la American Orthopaedic Surgeons (AAOS) sobre fractura de cadera en ancianos y cirugía de osteoartritis de la rodilla

    Ver más >
  • Ejercicio físico ayuda a prevenir caídas en mujeres mayores

    Ver más >