A A A
Plus
Mayo 15, 2019
480 Visitas

Resistencia mundial contra agentes antimicóticos surgiendo especies muy agresivas como Candida auris

Introducción

Recientemente se ha avivado el tema de la resistencia de los hongos contra una amplia variedad de agentes antimicóticos, especialmente los de la familia de los azoles, que son utilizados no solamente para cuidado de los humanos y de los animales sino también para preservación de las capas superficiales de los árboles y las maderas.

Una revisión de Science, publicada en 2018, indica que la ubicuidad y usos múltiples de los azoles han acelerado la evolución independiente de resistencia en muchos ambientes. Una consecuencia es un creciente riesgo para la atención del ser humano derivado de la ocurrencia natural de hongos patógenos que han adquirido resistencia a una amplia clase de químicos.

Para evitar el colapso mundial de nuestra habilidad de controlar las infecciones por hongos y evitar fallas críticas en la medicina y en la seguridad alimentaria, se debe mejorar la administración de los químicos existentes, promover el descubrimiento de nuevos antifúngicos y apalancar tecnologías emergentes para lograr soluciones alternativas.

Candida auris una amenaza para la humanidad

Figura. Cepa de Candida auris cultivado en un disco de Petri por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC). Cortesía: CDC, Shawn Lockhart, 2016.

 

Candida auris ha infectado numerosos pacientes en varios países, incluyendo Colombia, habiendo sido causa de altas tasas de mortalidad. En Colombia se han reportado 17 casos con una mortalidad de 35.2% en 30 días.

En Estados Unidos se han reportado 587 casos, de acuerdo con los CDCs (Centers for Diseases Control and Prevention).

El sitio de origen no ha sido definido aunque en un principio se creyó que había surgido en Asia.

La secuencia del genoma del hongo demostró 4 versiones diferentes y tan disímiles que hacen pensar que las cepas divergieron hace miles de años. Se cree que el uso de fungicidas ha sido instrumental en la surgencia de la marcada resistencia de C. auris.

El problema más serio es que el hongo se adhiere de manera muy firme y ampliamente diseminada a toda clase de superficies, haciendo muy difícil el proceso de esterilización y de erradicación del ámbito hospitalario o donde quiera que haya estado el paciente e invadido el germen. Ello ha obligado el cierre de unidades hospitalarias.

Los CDCs han considerado el hongo como una “amenaza urgente” ya que no se inmuta con los medicamentos antimicóticos mayores. Se trata de un “supergermen”. La mortalidad que produce es especialmente grave en individuos con sistema inmunológico inmaduro o comprometido, incluyendo recién nacidos y ancianos, fumadores, diabéticos y personas con enfermedades autoinmunes y aquellos que reciben corticosteroides e inmunosupresores, como los trasplantados.

Los síntomas de la infección por C. auris son los habituales como fiebre, dolores y fatiga pero la severidad es mayor y con consecuencias frecuentemente letales.

El Instituto Nacional de Salud de Colombia ha alertado sobre la presencia del hongo superresistente y ha recomendado medidas de control preventivo como lavado de manos, uso de guantes cuando se manipulen sangre o fluidos corporales, protección facial, uso de gafas, ropa de protección para evitar el contacto directo con salpicaduras de elementos contaminados, lo mismo que la limpieza, desinfección y esterilización de todos los elementos contaminados o que hayan tenido contacto con personas sospechosas de infección.

Todo paciente con el hongo o con sospecha de tenerlo debe aislarse, atenderse con ropa de protección y evitar el contacto con otros pacientes.

Fuentes:
Science Abril 2018
CDCs 2019
Emergent Infectious Diseases 2017
New York Times Abril 6, 2019

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Resistencia mundial contra agentes antimicóticos surgiendo especies muy agresivas como Candida auris

    Ver más >