A A A
Plus
Mayo 15, 2019
469 Visitas

Primeros desarrollos terapéuticos aprobados de marihuana exigen conocimiento de parte de los médicos

Un panel de expertos asesores de la FDA (Food and Drug Administration u Oficina Federal de Control de Medicamentos y Alimentos) de Estados Unidos recomendó unánimemente la aprobación de un solución oral basada en cannabis o marihuana para tratar dos formas raras y severas de epilepsia.

El medicamento ha recibido la marca Epidiolex® y es un cannabinoide derivado de plantas Cannabis sativa, cultivadas de manera que el contenido del ingrediente psicoactivo tetrahidrocannabinol sea bajo.

Esas variedades de epilepsia son el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut que ocurren a edad temprana de la vida y son motivo de convulsiones severas y frecuentes. En algunos de los pacientes es necesario recurrir al uso de cascos porque hay trauma craneal coincidente.

El síndrome de Lennox-Gastaut se caracteriza por una tríada de hallazgos: convulsiones de múltiples tipos, retardo en el desarrollo y patrón electroencefalográfico interictal caracterizado por complejos de ondas lentas en picos. El inicio de manera típica ocurre antes de los 8 años de edad, con mayor ocurrencia entre los 3 y los 5 años.

El síndrome de Lennox-Gastaut se asocia a una variedad de causas como isquemia-hipoxemia, complejo de esclerosis tuberosa, malformaciones cerebrales y lesiones traumáticas del cerebro. Se han reportado una variedad de mutaciones genéticas.

El síndrome de Dravet (anteriormente conocido como epilepsia mioclónica severa de la infancia) se caracteriza por epilepsia refractaria con múltiples tipos de convulsiones, convulsiones febriles, episodios frecuentes de status epiléptico y arresto o regresión en el desarrollo. El inicio típico ocurre antes de los 2 años. La mayoría, pero no todos los pacientes, presentan una mutación que afecta el canal de sodio.

Los dos síndromes citados son refractarios al tratamiento y se asocian a tasas altas de mortalidad.

La recomendación de los expertos se basó en los resultados de tres experimentos clínicos fase III en los cuales se observó hasta 40% de reducción en el número de episodios convulsivos.

Entre los efectos adversos encontrados están somnolencia y problemas gastrointestinales. Hay cierta preocupación porque haya toxicidad hepática.

Se anticipa que el nuevo medicamento sea aplicado a otras formas de epilepsia.

Figura 1. Actualmente en los Estados Unidos está permitido el uso de canabis y sus derivados en más de 50 condiciones de salud.

 

Recomendaciones generales para los médicos

El principal componente psicoactivo de la planta se cree que es delta-9-tetrahidrocanabinol (THC) (Figura 2) y el principal componente no psicoactivo, que parece tener propiedades anti-inflamatorias es cannabidiol (CBD). En la actualidad a FDA ha aprobado dos cannabinoides: dronabinol y nabilona, ambos en forma de píldoras y aprobados para tratar náusea y vómito asociado a quimioterapia anticancerosa, así como enfermedades de desgaste como ocurren en cáncer y VIH.

Figura 2. Estructura de la molécula de delta-9-tetrahidrocanabinol (THC).

 

Sin embargo, advierte el American College of Physicians (ACP), canabis contiene 400 sustancias químicas conocidas, de las cuales algunas apenas comienzan a ser comprendidas.

Investigaciones recientes sugieren que los terpenoides y flavonoides de la planta, que tienen sabor y olor característicos, tienen propiedades terapéuticas. Estos químicos tienen capacidad potencial de aumentar la actividad cortical y el flujo cerebral, pueden matar patógenos respiratorios y algunos tienen actividad anti-inflamatoria.

Sin embargo, advierte asimismo el ACP, el estudio de los efectos completos de los cannabinoides está en etapa preliminar y, por ende, quienes consumen un cannabinoide están expuestos a otros de acción por dilucidar.

Hasta la fecha hay 53 condiciones para las cuales está permitido el uso de canabis (al menos en Estados Unidos) incluyendo insomnio, dolor, síntomas relacionados a cáncer y trastornos de ansiedad y estrés post-traumático.

De acuerdo con los Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos hay evidencia de eficacia de los cannabinoides o de cannabis en dolor crónico en adultos, náusea y vómito inducido por quimioterapia y síntomas de espasticidad asociados a esclerosis múltiple.

La evidencia es moderada que los cannabinoides THC y CBD son eficaces en cuanto a trastorno del sueño asociado a apnea obstructiva del sueño, fibromialgia, dolor crónico y esclerosis múltiple.

Recientemente la Academia Americana de Medicina del Sueño se pronunció en contra del uso de marihuana en apnea obstructiva del sueño por carencia de evidencia de eficacia, tolerabilidad y seguridad.

Se aconseja que cuando los médicos consideren usar cannabis estén seguros acerca del uso previo de marihuana o de sus productos porque pueden ser muy sensibles a los productos terapéuticos.

Asimismo, deben advertirle a los pacientes que si usan marihuana no deben manejar u operar maquinaria.

Cannabis puede acelerar el inicio de esquizofrenia en pacientes predispuestos (historia familiar o personal) y por ende es imperativo pensar dos veces antes de prescribir el medicamento.

Como en todo en la actualidad la decisión terapéutica del uso de canabis o cannabinoides debe ser compartida.

Referencias:
BMJ 361:k1794, Abril 23, 2018
STAT Abril 19, 2018
FDA Abril 19, 2018
New York Times Abril 19, 2018
ACP Internist Abril 21, 2018
Medscape Abril 18, 2018
Journal of Clinical Sleep Medicine 14:679-681, Abril 15, 2018

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • FDA reporta probable carcinógeno en ranitidina

    Ver más >
  • Primeros desarrollos terapéuticos aprobados de marihuana exigen conocimiento de parte de los médicos

    Ver más >
  • Bicicleta para ir al trabajo disminuye mortalidad y riesgos cardiovasculares

    Ver más >
  • Noticias sobre vacuna contra virus del papiloma humano (VPH)

    Ver más >