A A A
Plus
Noviembre 28, 2019
547 Visitas

Testosterona mejora deseo y satisfacción sexual en mujeres postmenopáusicas

Investigadores de la Universidad de Monash, Melbourne, Australia, liderados por el doctor Rakibul M. Islam, realizaron una revisión sistemática y meta-análisis de 46 reportes de 36 estudios controlados aleatorios, incluyentes de 8480 mujeres postmenopáusicas, que habían sido tratadas con testosterona al menos durante 12 semanas con el fin de evaluar los beneficios y riesgos potenciales de testosterona.

El estudio fue financiado por el Australian National Health and Medical Research Council y publicado en Lancet Diabetes & Endocrinology.

Los resultados primarios fueron el efecto de testosterona sobre la función sexual, variables cardio-metabólicas, mediciones cognitivas y salud músculo-esquelética.

El meta-análisis demostró que en mujeres postmenopáusicas, en comparación con placebo o un comparador como estrógeno con o sin progestágeno, testosterona incrementó de manera significativa la función sexual, incluyendo la frecuencia de eventos sexuales (promedio de la diferencia 0.85), el deseo sexual (diferencia estandarizada promedio 0.36), el placer (promedio de diferencia 6.86), excitación o estimulación sexual (diferencia promedio estandarizada 0.28), orgasmo (diferencia promedio estandarizada 0.25), respuesta (sensibilidad) sexual (diferencia promedio estandarizada 0.28) y auto-imagen (diferencia promedio 5.64) y disminución de las preocupaciones sexuales (diferencia promedio 8.99) y de estrés (diferencia promedio estandarizada (-0.27).

Hubo un aumento significativo en el nivel de colesterol LDL y reducciones en las cantidades de colesterol total, colesterol HDL y triglicéridos con la administración oral de testosterona pero no con testosterona administrada por vía no oral (parches transdérmicos o crema).

Hubo un aumento general en el peso corporal pero no se reportaron cambios en la composición corporal, de variables músculo-esqueléticas o de mediciones cognitivas, aunque el número de mujeres que contribuyeron información sobre estos aspectos fue pequeña.

La testosterona se asoció de manera significativa con mayor probabilidad de acné y de crecimiento de pelo pero no hubo efectos adversos serios.

Los autores concluyeron que testosterona es eficaz en mujeres postmenopáusicas con deseo sexual bajo que produce estrés. Se prefiere la administración no oral de la hormona porque el perfil lipídico permanece neutral. Otros efectos, como bienestar individual y la salud músculo-esquelética o cognitiva, así como la seguridad a largo plazo deben ser motivo de investigación adicional.

Comentario

El hipodeseo sexual, o disminución de la libido y de la satisfacción sexual, son motivo de especial interés reciente. De hecho han aparecido en el mercado productos dirigidos a mejorar el deseo y la satisfacción sexual sobre todo en las mujeres postmenopáusicas que expresan frustración y estrés.

El uso de testosterona transdérmica o en crema surge como una alternativa de acuerdo con la revisión sistemática y meta-análisis reportada por los investigadores australianos. Son necesarios estudios adicionales que incluyan un número mayor de participantes.

Referencia:
Lancet Diabetes & Endocrinology en línea Julio 25, 2019; DOI:https://doi.org/10.1016/S2213-8587(19)30189-5

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Prevalencia de exámenes pélvicos bimanuales y pruebas de Papanicolau innecesario en adolescentes y mujeres de 15 a 20 años

    Ver más >
  • Diagnóstico y manejo de sangrado menstrual severo y de trastornos de coagulación en adolescentes

    Ver más >
  • Infección urinaria recurrente en mujeres adultas

    Ver más >
  • Desarrollo de senos o telarquia como índice de inicio de pubertad en las niñas

    Ver más >