A A A
Plus
Mayo 17, 2018
30 Visitas

Cadena de Modalidades de Reducción del Tabaquismo

Cuatro distinguidos académicos de Escuelas de Salud Pública de universidades estadounidenses, los profesores Amy L. Fairchild PhD, MPH y Ju Sung MHA de Texas A&M University, Ronald Bayer PhD de Emory University y James Curran MD, MPH de Columbia University, publicaron en el New England Journal of Medicine un importante editorial en el cual proponen que las modalidades de reducción del tabaquismo representan una cadena o continuidad de productos que reflejan un impacto variable de reducción del riesgo.

La conclusión de mayor trascendencia con la cual cierran el artículo los prominentes salubristas es que además de un monitoreo continuo pero permisivo de la seguridad para la salud de los dispositivos que ofrecen reducción del riesgo del tabaquismo, debe haber una voluntad de cambio del rumbo si es necesario.

Agregan los autores que si quienes diseñan la políticas de salud pública son serios en montar un ataque en gran escala contra el cigarrillo deben estar en disposición de considerar estrategias de cualquier tipo que tengan el espíritu de reducir el riesgo y puedan tener efecto sobre la población.

En ese sentido y haciéndose eco de la posición de la FDA (sigla de Food and Drug Administration u Oficina Federal de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos) expresan que el meollo del asunto es la adicción a la nicotina que se entrega al usuario a través de modalidades cuyo riesgo es variable.

Así las partículas más peligrosas son las derivadas de combustión de los cigarrillos que está en un extremo del espectro, seguido de tabaco regular sin humo, de tabaco sin humo bajo en nitrosamina, de cigarrillos electrónicos (e-cigarettes) y al otro extremo de terapia de reemplazo de la nicotina.

La FDA ha reconocido en un pronunciamiento publicado en el New England Journal of Medicine en 2017 (337:1111-1114) que la reducción del riesgo es una estrategia de salud pública apropiada para reducir la morbilidad y la mortalidad asociada al uso de tabaco combustible.

Reiteran las autores que el cambio de actitud del gobierno de Estados Unidos se debe en buena parte a la fuerte tendencia de reconocimiento de la reducción del riesgo del cigarrillo, que se ha observado en las discusiones sobre los cigarrillos electrónicos.

A ese tenor de ideas, un dispositivo que combine ausencia de combustión de pequeñas cantidades de tabaco sometidas a calentamiento controlado y de nicotina, logra los dos propósitos centrales: limitación de la adicción a la nicotina y reducción del riesgo para la salud del tabaco a niveles que rondan 5% o sea una reducción del riesgo de 95%.

Puede colegirse que las autoridades sanitarias (como lo han hecho el Reino Unido y 26 países) hacen bien en aprobar el uso de ese tipo de dispositivos y proseguir en estudios que avancen en la optimización de los beneficios, que por fin comienzan a ser evidentes, en cuanto hace relación a reducción del riesgo.

Quienes han visto los cigarrillos electrónicos como caballo de Troya para retardar el proceso de desnormalización del cigarrillo, de reducir los fumadores y de seducir a los jóvenes no fumadores han visto sus hipotéticos argumentos contrarrestados por organizaciones de la importancia de Public Health England con el apoyo del Royal College of Physicians, que han colocado la reducción del riesgo como el eje de la agenda de control del cigarrillo a partir de 2015.

El mismo Director de los Centers for Disease Control (CDCs) de Estados Unidos, doctor Tom Frieden, ha ablandado su posición y ha aceptado que los cigarrillos electrónicos ayudan a cesar el hábito de fumar.

Otros funcionarios o ejecutivos importantes, como Matt Myers de una campaña contra en el cigarrillo en niños ha reconocido que “la reducción del riesgo como un componente absolutamente esencial y crítico de la batalla para reducir la mortalidad y la enfermedad derivadas del uso del tabaco”.

Los autores del editorial de la cita manifiestan que la aceptación de la estrategia de reducción del riesgo puede ser una señal que los dos lados de la controversia están encontrando un terreno común.

La reducción del riesgo es una táctica pragmática para reducir, aunque no eliminar completamente el riesgo, escriben los editorialistas. Pero 90% o 95% de la reducción del riesgo no es una cifra despreciable que de aplicarse salvaría muchas vidas, como lo han expresado voces autorizadas.

Es importante resaltar que hay consenso en evitar que los niños y adolescentes usen los cigarrillos electrónicos sobre todo si contienen nicotina. Sin embargo, los vaporizadores sin nicotina están en boga en los jóvenes en países como Estados Unidos, con el ítem que ha caído en paralelo el consumo de los cigarrillos habituales.

Los analistas abogan que en lugar de restringir el acceso de los fumadores a productos con riesgo reducido se facilite el uso. Hay que estudiar todas las propuestas que propugnen términos medios y sobre todo que las autoridades de salud pública no tengan reato en reconocer que en términos relativos el riesgo mayor está en los productos combustibles. Esos son los que deben atacarse y buscar utilizar los otros como estrategias alternativas.

Los autores insisten que el centro de atención debe ser la reducción del riesgo como tema crítico de protección del consumidor.

Si se generaliza la aceptación del concepto de reducción del riesgo se entrarían con más vigor a estudiar las áreas de incertidumbre que puedan persistir.

Podemos decir que se ha avanzado mucho en los últimos dos años en relación a la aceptación del concepto de reducción del riesgo del tabaquismo, mediante estrategias que eliminan la combustión.

Referencia:
New England Journal of Medicine 378:216-219, Enero 18, 2018

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Legalización de las drogas

    Ver más >
  • Vareniclina asociado a aumento en riesgo cardiovascular

    Ver más >
  • Reducción del Daño del Tabaquismo – Concepto científico contemporáneo en evolución y controversia

    Ver más >
  • Fumadores menores de 50 años tienen ocho veces más riesgo de infarto de miocardio que no fumadores

    Ver más >