A A A
Plus
Diciembre 6, 2006
837 Visitas

Club de Revistas

Actualizaciones en conceptos sobre tamización de VIH, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica y ácido fólico para riesgo cardiovascular.

VIH/SIDA

Tamización rutinaria para VIH es costo/eficiente

 Los CDCs (Centers for Disease Control and Prevention) es el máximo organismo gubernamental rector del control epidemiológico de Estados Unidos.

 Los CDCs recientemente recomendaron la tamización voluntaria para infección por VIH/SIDA de todos los adultos y adolescentes que acudan a atención de salud. De ser así, Estados Unidos sería el primer país industrializado en pasar de tamización por grupos objetivos, con base en el perfil de riesgo, a tamización rutinaria que al menos un estudio ha demostrado que es costo/eficaz.

 La tamización para infección por VIH le es útil al paciente porque el inicio temprano del tratamiento retarda el progreso de la enfermedad. Sin embargo, el efecto sobre la transmisión de la enfermedad es menos claro.

 Las personas en quienes se detecta la infección y son tratados, tienen menos probabilidad de transmitir la infección pero tienden a asumir una actitud descuidada en relación al sexo seguro y a transmitir el virus durante un periodo más largo de tiempo.

 Si parte de la presunción que la tamización y el tratamiento contribuyen a disminuir la diseminación del virus, el uso de una prueba rápida como método de detección, es costo/eficaz en poblaciones con una prevalencia de infección no diagnosticada superior a 0.2%.

 El costo calculado para el programa de tamización es de 50.000 dólares por año salvado de vida ajustado a la calidad.

 Los autores y un editorialista, acogen la propuesta con entusiasmo.

 

Referencia:

Annals of Internal Medicine 145:  797-806, 2006

 

Palabras clave: Medicina General; Infectología; VIH/Sida; Epidemiología, Tamización



Neumología

Ejercicio físico intermitente bien tolerado en EPOC

 El ejercicio físico intenso mejora la calidad de vida de los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) pero  puede ser difícil de tolerar.

 Un grupo de investigadores suizos compararon vis-a-vis dos programas uno intensivo y otro que alternaba ejercicio de alta y baja intensidad.

 Noventa y ocho hombres y mujeres con enfermedad obstructiva pulmonar severa, fueron sometidos a un programa de rehabilitación durante 3 semanas, incluyendo 15 sesiones de entrenamiento físico continuo de alta intensidad o intermitente (a intervalos) en un ergómetro tipo bicicleta.

 El mejoramiento en la calidad de vida y la capacidad de ejercicio, medida por la prueba de caminar 6 minutos, fueron similares en los dos grupos (diferencia entre los grupos continuo e intermitente de 1.1 m).

 Sin embargo, quienes fueron asignados al grupo intermitente o a intervalos mostraron una probabilidad menor de abandonar el programa y necesitaron menos interrupciones no programadas. Ambos parámetros alcanzaron significación estadística (p<0.014 y 0.023, respectivamente).

 El diseño del estudio fue dirigido a demostrar que no “había inferioridad” del programa intermitente en relación con el programa intensivo.

 El médico y los pacientes tienen dos opciones que funcionan de manera adecuada, aunque un programa es menos taxativo que el otro.

 En el estudio los pacientes que hicieron ejercicio físico intenso continuo alcanzaron 70% de la capacidad máxima durante 20 minutos en una tanda. Los del grupo a intervalos laboraron más intensamente pero solamente durante 20 segundos de cada minuto; emplearon los otros 40 segundos recuperándose.

 

Referencia:

Annals of Internal Medicine 145: 816-825, 2006

 

Palabras clave: Medicina General; Neumología; EPOC; Fisioterapia respiratoria


Medicina Preventiva

 Meta-análisis refuta beneficio de ácido fólico para prevención secundaria de riesgo cardiovascular

 Los suplementos de ácido fólico pueden disminuir las concentraciones pero no necesariamente reducen el riesgo cardiovascular, de acuerdo con un meta-análisis de estudios aleatorios.

 Sin embargo, la conclusión de un meta-análisis, conducido por investigadores de la Universidad de Tulane, liderados por la doctora Lydia Bazzano, va en contravía de un editorial reciente del BMJ que indicó que había suficiente evidencia en apoyo del uso de ácido fólico para prevenir episodios cardiovasculares.

 Los autores del meta-análisis identificaron a través de Medline 12 estudios aleatorios y controlados, que compararon suplementos de ácido fólico con placebo o manejo habitual por un periodo mínimo de 6 meses.

 Los 12 estudios incluyeron casi 17.000 pacientes, todos con enfermedad cardiovascular o renal pre-existente. El equipo de analistas examinó puntos finales cardiovasculares y empleó un modelo de efectos aleatorio para evaluar los datos.

 La dosis de ácido fólico osciló entre 0.5 y 15 mg/día que redujo el nivel de homocisteína entre 1.5 y 26 µmol/L pero en ningún caso se modificó el riesgo cardiovascular.

 Los estimados del riesgo cardiovascular no se modificaron de manera significativa (cardiovascular 0.95; enfermedad coronaria 1.04; ataque cerebral 0.86 y mortalidad global 0.96). Independiente del grupo al cual fueron asignados 12% de los pacientes fallecieron.

 Los hallazgos contradicen numerosos estudios observacionales que se han acumulado desde 1969, que vinculan niveles bajos de homocisteína con mejor salud cardiovascular. Los estudios observacionales probablemente exageraron el tamaño del efecto.

Sin embargo, los autores enfatizan que es posible que los suplementos de ácido fólico es posible que tengan un efecto benéfico en la prevención primaria ya que no habido estudios aleatorios controlados en ese escenario.

 Así mismo, es factible que periodos de observación más prolongados arrojen resultados diferentes. También el análisis por subgrupos genéticos o por deficiencia de ácido fólico.

 Los autores concluyeron que “los hallazgos del meta-análisis sugieren que el suplemento de ácido fólico es ineficaz en la prevención secundaria de enfermedad cardiovascular en pacientes con enfermedades vasculares”.

 Agregan que “por lo tanto es importante concentrarse en estrategias de beneficio comprobado para la prevención secundaria de enfermedad cardiovascular, incluyendo dejar de fumar, disminución de los niveles de lípidos, tratamiento de hipertensión y diabetes, mantenimiento de un peso sano y mantenerse activo físicamente”.

 

Referencia:

JAMA Journal of the American Medical Association 296: 2720-2726 (Diciembre 13), 2006

 

 
© EMSA    ILADIBA    DICIEMBRE 2006

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Meta-análisis demuestra que antibióticos y corticosteroides sistémicos eficaces en exacerbaciones de EPOC

    Ver más >
  • Validada capacidad vital forzada de 0.70 como punto de corte para diagnóstico de complicaciones de EPOC

    Ver más >
  • Nivel de proteína C reactiva permite reducir uso de antibióticos en EPOC

    Ver más >
  • Azitromicina reduce exacerbaciones de EPOC

    Ver más >