A A A
Plus
Septiembre 30, 2019
350 Visitas

Comparación de Presión Positiva Continua de la vía aérea (CPAP) y ventilación no invasiva en obesos con síndrome de hipoventilación

Investigadores españoles miembros de la Red Española del Sueño, liderados por el doctor Juan F. Masa del Departamento Respiratorio del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, España, realizaron un estudio comparativo a largo plazo de las dos modalidades de terapia respiratoria comúnmente empleadas en el manejo del síndrome de hipoventilación de la obesidad: presión positiva continua de la vía aérea (o CPAP sigla de Continuous Positive Airway Pressure) (Figura 1) y ventilación no invasiva.

Figura 1. La presión positiva continua de la vía aérea es uno de los tratamientos más comúnmente utilizados para el manejo del síndrome de hipoventilación.

 

El estudio fue multicéntrico, de etiqueta abierta, aleatorio controlado y llevado a cabo en 16 sitios clínicos de España. Fueron incluidos pacientes de 15 a 80 años de edad con síndrome de hipoventilación de la obesidad y un índice de apnea-hipopnea de 30 o más eventos por hora.

Entre mayo de 2009 y marzo de 2013, 100 pacientes fueron asignados al grupo de ventilación no invasiva y 115 al grupo de presión positiva continua de la vía aérea (97 y 107, respectivamente, fueron incluidos en el análisis).

La mediana de seguimiento fue 5.44 años para todos los pacientes (5.37 en el grupo CPAP y 5.55 en el grupo no invasivo).

El promedio de días de hospitalización por año/paciente fue 1.63 en el grupo CPAP y 1.44 en el grupo de ventilación no invasiva. Los efectos adversos fueron similares en ambos grupos.

El número de eventos y de muertes cardiovasculares a largo plazo fueron similares en los dos grupos (Figura 2). Asimismo las presiones sistólica y diastólica y los cambios en los gases sanguíneos, bicarbonato y pH (Figuras 3 y 4).

Figura 2. Comparación de CPAP y ventilación no invasiva respecto a mortalidad general y eventos cardiovasculares.


Figura 3. Comparación de CPAP y ventilación no invasiva respecto a cambios en la presión arterial.


Figura 4. Comparación de CPAP y ventilación no invasiva respecto a cambios en pH, bicarbonato y gases sanguíneos.

 

Los autores concluyeron que en pacientes estables con síndrome de hipoventilación de la obesidad y apnea obstructiva del sueño severa, los dos métodos de tratamiento (ventilación no invasiva y CPAP) tienen eficacia similar a largo plazo. Dado que CPAP tiene menos complejidad y costo, CPAP puede ser la modalidad de tratamiento preferida como de primera línea hasta que se disponga de más estudios.

Contexto y comentario

El síndrome de hipoventilación de la obesidad se define por la combinación de la presencia de hipoventilación alveolar e hipercapnia durante las horas de desvelo y por respiración desordenada durante el sueño en ausencia de otras causas de hipoventilación en individuos obesos.

El síndrome de hipoventilación de la obesidad se ha asociado a aumento en la morbilidad y mortalidad cardiovascular, razón suficiente para buscar una detección temprana que minimice esos efectos adversos.

Aproximadamente 90% de los pacientes con síndrome de hipoventilación de la obesidad presentan de manera concomitante apnea obstructiva del sueño (73% apnea obstructiva del sueño severa).

Los pacientes con síndrome de hipoventilación de la obesidad, que se acompaña de hipercapnia, tienen una mayor morbilidad respiratoria que aquellos con apnea obstructiva del sueño y eucapnia, y obesidad con eucapnia, por lo cual su tasa de hospitalización es mayor.

Los pacientes con síndrome de hipoventilación de la obesidad son obesos con índice de masa corporal de 30 kilos/m2 o más y padecen hipersomnolencia diurna. Los síntomas incluyen, además de la hipersomnolencia, ronquidos fuertes, asfixia durante el sueño, resoplidos al resucitar, fatiga, alteración de la concentración y de la memoria, orofaringe pequeña y cuello grueso.

Los hallazgos de laboratorio incluyen: elevación del bicarbonato de sodio; hipercapnia (presión arterial de CO2 de más de 45 mm Hg); hipoxemia (Presión arterial de oxígenos de menos de 70 mm Hg) y policitemia.

Los pacientes ambulatorios con síndrome de hipoventilación de la obesidad son típicamente tratados con terapia nocturna de presión positiva de la vía aérea (durante el sueño). Las dos modalidades prescritas con más frecuencia con ventilación no invasiva o CPAP.

En principio, los dos métodos tienen ventajas pero los autores decidieron comparar los dos métodos para determinar la eficacia comparativa a largo plazo con resultados similares. Sin embargo, el menor costo de CPAP y una mayor simpleza parecen favorecer a CPAP.

Es importante enfatizar que el tratamiento del síndrome de hipoventilación de la obesidad debe ser individualizado e incorporar pérdida de peso, reducción del riesgo cardiometabólico y un plan ventilatorio diseñado para el paciente.

Los médicos generales, familiarizados con la apnea obstructiva del sueño, deben reconocer las similitudes, sobreposiciones y diferencias entre la apnea obstructiva del sueño y el síndrome de hipoventilación de la obesidad.

Referencias:
Lancet en línea Marzo 29, 2019; http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(18)32978-7
Lancet en línea Marzo 209, 2019; http://dx.doi.org/10.106/S0140-6736(19)30248-X

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Complicaciones cardiovasculares de cirugía en pacientes con apnea obstructiva del sueño no reconocida

    Ver más >
  • Comparación de Presión Positiva Continua de la vía aérea (CPAP) y ventilación no invasiva en obesos con síndrome de hipoventilación

    Ver más >
  • CPAP no reduce eventos cardiovasculares en apnea obstructiva del sueño (AOS) en pacientes con enfermedad cardiovascular

    Ver más >
  • Beneficios a corto plazo de la adenotonsilectomía en niños con infecciones de la garganta y apnea obstructiva del sueño

    Ver más >