A A A
Plus
Octubre 31, 2016
809 Visitas

Dosis altas de vitamina D aumentan riesgo de caídas en ancianos

Investigadores del Hospital Universitario de Zurich, Suiza, evaluaron la eficacia de dosis altas de vitamina D para disminuir el riesgo de declinación funcional en hombres y mujeres de 70 años o más que habían tenido previamente una caída.

Concluyeron que aunque las dosis altas mensuales de vitamina D (60.000 UI) lograron niveles de al menos 30 ng/mL de hidroxivitamina D, no hubo beneficio en la función de las extremidades inferiores y por el contrario se asociaron a aumento en el riesgo de caídas, en comparación con dosis mensuales de 24.000 UI.

Contexto

En los adultos mayores es frecuente observar afectación de la función de la extremidad inferior lo que constituye un factor de riesgo mayor de caídas, fracturas de cadera, fragilidad y pérdida de la autonomía.

Se ha propuesto que la deficiencia de vitamina D conduce a sarcopenia, caracterizada por pérdida de la fuerza muscular con declinación funcional. De la misma manera se ha propuesto que la suplementación de vitamina D retarda la declinación funcional a través de un efecto directo sobre la fuerza muscular.

Sin embargo, se carece de datos definitivos sobre la eficacia de la suplementación de vitamina D y sobre la dosis requerida para mejorar la función de la extremidad inferior.

El uso de vitamina D para prevenir las caídas en los ancianos tiene como bases algunas observaciones clínicas y bioquímicas. La deficiencia de vitamina D se manifiesta por debilidad muscular proximal y en 6 de 7 estudios se ha documentado la expresión de receptor de vitamina D en tejido muscular humano. Algunos estudios en ancianos sugieren que la activación del receptor muscular de vitamina D promueve la síntesis de proteína en las fibras de contracción rápida tipo II que son relevantes en relación a la prevención de caídas.

En algunos estudios clínicos aleatorios pero no en otros, han demostrado que los adultos mayores en riesgo de deficiencia de vitamina D los suplementos de vitamina D mejoran la fuerza de la extremidad inferior.

El meta-análisis de 17 estudios clínicos aleatorios controlados demostró que el beneficio de los suplementos de vitamina D, en términos de prevención de caídas y de fracturas de cadera, ocurre solamente en mayores de 65 años de edad con deficiencia de vitamina D.

Calcifediol, un metabolito hepático poderoso de vitamina D, propusieron los autores suizos, podría lograr niveles más altos de vitamina D al ser administrado de manera concomitante con vitamina D.

Estudio de la Universidad de Zurich

En el estudio, realizado entre diciembre de 2009 y Mayo de 2011, participaron 200 hombres y mujeres de 70 años o más de edad, residentes en la comunidad, que habían sufrido una caída.

Los participantes fueron asignados de manera aleatoria a recibir uno de tres regímenes mensuales de vitamina D3: 24.000 UI, 60.000 UI o 24.000 UI más 300 µg de calcifediol.

A 12 meses de seguimiento los puntajes de función de la extremidad inferior, el parámetro primario de resultado, fueron similares en los tres grupos. Sin embargo, las tasas de caídas fueron significativamente más altas en los grupos de 60.000 UI (66.9%) y de 20.000 UI más calcifediol (47.9%).

Como se mencionó en la introducción, las dosis altas de vitamina D logran niveles adecuados de la vitamina pero no benefician la función muscular de la extremidad inferior y por el contrario aumentan el riesgo de caídas, en comparación con la dosis de 24.000 UI al mes.

Comentario

Las dosis altas de vitamina D no están justificadas y, como expresa un editorial que acompaña el artículo de  la cita, “parece prudente seguir las recomendaciones del Institute of Medicine de Estados Unidos (equivalente las Academias de Medicina de nuestra región) que proponen que los individuos de 70 años de edad o más consuman diariamente 800 UI de vitamina D sin que haya necesidad de chequear de manera rutinaria los niveles de hidroxivitamina D. Es recomendado seguir una dieta balanceada en lugar de consumir suplementos vitamínicos.

Referencias:
•  JAMA Internal Medicine online Enero4,2016;doi:10.1001/jamainternmed.2015.7148
  JAMA Internal Medicine online Enero 4, 2016;Editorial

Palabras clave: Geriatría; Nutrición; Ortopedia; Vitamina D; Caídas

© EMSA-ILADIBA, Octubre, 2016
(SA)

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Aumento de calcio en la dieta, suplementos de calcio o dosis altas de vitamina D mejoran densidad mineral ósea pero no la incidencia de fracturas

    Ver más >
  • Guía Canadiense de Prevención de Fracturas en Ancianos bajo Atención Prolongada

    Ver más >
  • Guías 2015 de la American Orthopaedic Surgeons (AAOS) sobre fractura de cadera en ancianos y cirugía de osteoartritis de la rodilla

    Ver más >
  • Ejercicio físico ayuda a prevenir caídas en mujeres mayores

    Ver más >