A A A
Plus
Mayo 30, 2020
377 Visitas

Experimentación con plasma convaleciente en pacientes críticamente enfermos con COVID-19

Introducción y contexto

Investigadores chinos publicaron en JAMA del 27 de marzo un reporte preliminar sobre el tratamiento con plasma convaleciente de 5 pacientes críticamente enfermos con COVID-19.

Se trata de un tratamiento experimental que ha sido recomendado de manera empírica en epidemias de Ébola y de MERS (sigla de Middle East Respiratory Syndrome o síndrome respiratorio de coronavirus del Medio Oriente). Para la última enfermedad se estableció un protocolo en 2015.

El uso de plasma o suero convaleciente se ha usado con alguna eficacia en otras enfermedades virales como SARS-CoV, influenza aviaria H5N1 e influenza H1N1.

En la pandemia de influenza A (H1N1) de 2009 el tratamiento de 20 pacientes con enfermedad severa con una unidad de plasma se asoció con disminución de la carga viral del tracto respiratorio, respuesta de citoquina sérica y disminución de la mortalidad.

En otro estudio que involucró 80 pacientes con SARS, la administración de plasma convaleciente se asoció a una tasa de alta hospitalaria al día 22 del inicio de los síntomas en comparación con pacientes que no recibieron transfusión de plasma.

SARS es causado por un coronavirus afín al coronavirus 2 de COVID-19 (SARS-CoV-2) y el hallazgo previo de manifestaciones sugestivas de beneficio llevó a los autores chinos a aplicar el suero convaleciente en casos críticos de COVID-19.

Como es fácil suponer, la base racional del uso de suero o plasma convaleciente en un paciente que ha estado infectado y se ha recuperado es la presunción de anticuerpos contra el agente viral en el plasma o suero del paciente en recuperación, anticuerpos que vendrían a combatir el agente causal en el enfermo crítico.

Experimento chino

Cinco pacientes con síndrome de estrés respiratorio agudo cuya causa por COVID-19 había sido confirmada por exámenes de laboratorio fueron la base de estudio experimental de plasma convaleciente.

Los pacientes debían cumplir los siguientes criterios: neumonía severa con progresión rápida y tener de manera continua una carga viral alta, relación de presión arterial de oxígeno y flujo de oxígeno de menos de 300 y estar en respiración mecánica. Todos los pacientes fueron tratados con trasfusión de plasma convaleciente entre los días 10 a 22 después de la admisión.

El plasma a ser transfundido (400 mL) debía tener un título de unión a anticuerpo específico IgG mayor de 1:1000 y un título de neutralización mayor de 40. El plasma a transfundir provino de 5 pacientes que se recuperaron de COVID-19.

Los autores midieron una serie de parámetros como temperatura, puntaje SOFA de falla orgánica, carga viral, título de anticuerpo, índice bioquímico de rutina, síndrome de estrés respiratorio agudo y soporte de oxigenación ventilatoria y con membrana extracorpórea (ECMO) antes y después de la transfusión de plasma convaleciente.

Todos los 5 pacientes (rango de edad 35 a 65; 2 mujeres) recibieron ventilación mecánica en el momento de la transfusión y todos recibieron agentes antivirales y metilprednisolona.

Después de la transfusión de plasma, la temperatura se normalizó en 3 días en 4 de los 5 pacientes, el puntaje SFA disminuyó, y la relación de oxigenación aumentó en 12 días.

Las cargas virales disminuyeron y luego se negativizaron 12 días después de la transfusión y los títulos de anticuerpos específicos para SARS-CoV-2 aumentaron después de la transfusión.

Esquema de posibles tratamientos para COVID-19.
Figura. Esquema de posibles tratamientos para COVID-19.

El síndrome de estrés respiratorio agudo se resolvió en 4 pacientes 12 días después de la transfusión y 3 pacientes fueron separados de la ventilación mecánica en el lapso de 2 semanas del tratamiento.

De los 5 pacientes 3 han sido dados de alta (tiempo de permanencia 53, 51 y 55 días) y 2 están en condición estable 37 días después de la transfusión.

Los autores concluyeron que en la serie no controlada de 5 pacientes críticamente enfermos con COVID-19 y síndrome de estrés respiratorio agudo la administración de plasma convaleciente que contiene anticuerpo neutralizante fue seguida de mejoría en el estado clínico.

No hubo reacciones adversas a la transfusión de plasma.

Los investigadores reconocen que se trata de muestra pequeña y que el diseño del estudio impide hacer asertos definitivos sobre la eficacia potencial del tratamiento propuesto y, por ende, las observaciones requieren evaluación en experimentos clínicos debidamente controlados.

Comentario

El estudio chino, tomado como piloto inicial, es promisorio y amerita que se tenga en cuenta como base para estudios más amplios. Es encomiable haber realizado el estudio en medio de la crisis.

La FDA emitió el 24 de marzo permiso de aplicar el uso investigativo de plasma convaleciente para tratar pacientes individuales. Instituciones de New York, como el Mount Sinai Hospital, se preparan para ensayar la transfusión de plasma.

Hay bases racionales y ahora experimentales para acelerar el estudio del plasma de los pacientes en recuperación o convalecencia en búsqueda de una alternativa terapéutica de tipo biológico con sustento inmunológico.

Dado que el plasma puede conservarse por largo tiempo sería aconsejable que los bancos de sangre acumulen plasma de pacientes convalecientes en caso de demostración de la eficacia del tratamiento mediante transfusión.


Referencias:

  • JAMA en línea Marzo 27, 2020; doi:10.1001/jama.2020.4783
  • JAMA en línea Marzo 27, 2020; editorial
  • FDA Marzo 24, 2020
  • New York Times, Marzo 26, 2020
A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Novedades y Actualizaciones COVID-19

    Ver más >
  • Estudio reafirma uso continuado de inhibidores enzima convertidora de angiotensina y bloqueadores de receptor de angiotensina en COVID-19

    Ver más >
  • Guía de Tratamiento de COVID-19 de los National Institutes of Health (NIH) de Estados Unidos

    Ver más >
  • Falencias de las pruebas de anticuerpos

    Ver más >