A A A
Plus
Julio 10, 2016
570 Visitas

Ácido omega-3 derivado de pescado y de plantas disminuye riesgo de muerte por enfermedad coronaria

Investigadores de los grupos de cohorte CHARGE y FORCE, liderados por la doctora Liana C. Del Gobbo, de la Universidad de Stanford, evaluaron los resultados de 19 estudios globales y concluyeron que las concentraciones de biomarcadores de derivados de productos marinos y de plantas de ácidos grasos omega-3 se asocian a una reducción modesta de la incidencia de mortalidad por enfermedad coronaria.

Los 19 estudios incluyeron 16 países, 45.637 individuos y un total de 7973 aflictos de enfermedad coronaria, 2781 casos fatales de la misma enfermedad y 7157 de infartos no fatales de miocardio, en quienes se contaba con mediciones de ácidos grasos omega-3 (ω-3) en plasma total, fosfolípidos, ésteres de colesterol y tejido adiposo.

La mediana de la edad al inicio era 59 años (rango 18 a 97 años) y 62.8% de sexo masculino.

En el análisis multivariado continuo los biomarcadores de ω-3 (ácido α-linolénico, ácido docosahexanoico y docosapentanoico) se asociaron a disminución de 9% del riesgo total de enfermedad coronaria fatal. No hubo evidencia de una asociación significativa con infarto de miocardio no fatal.

Las asociaciones aparentemente fueron en general más poderosas en plasma total y en fosfolípidos.

Los autores concluyeron que con base en los estudios de poblaciones globales los biomarcadores de ácidos grasos polinsaturados ω omega 3 derivados de alimentos marinos y de plantas se asocian de una manera modesta a disminución en la incidencia de enfermedad coronaria fatal.

Los datos del nuevo análisis son compatibles con la evidencia derivada de estudios en modelos experimentales y en animales que demuestran que el mayor efecto de los ácidos grasos omega 3 de origen marino consiste en estabilizar las membranas del corazón y disminuir el riesgo de fibrilación ventricular, no así el riesgo de ruptura de la placa aterosclerótica.

Comentario

Entre las buenas fuentes de ácidos grasos omega 3 están el salmón, la trucha, las anchoas y las sardinas y entre las fuentes de ácido α linolénico ciertas nueces y ciertos aceites vegetales, especialmente canola.

Los hallazgos refuerzan la recomendación de consumir pescado al menos dos o tres veces a la semana, además de frutas, vegetales y granos enteros. Todos estos elementos hacen parte de la dieta del Mediterráneo, cuyos beneficios hemos reiterado en nuestras páginas.

Referencia:
JAMA Internal Medicine en línea
Junio 27, 2016; doi:10.1001/jamaintermed.2016.2925

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados