A A A
Plus
Enero 9, 2020
176 Visitas

Sistemas de Salud deben ser rehumanizados

Un editorial reciente de Lancet centra en el síndrome de agotamiento (burnout) de los médicos la deshumanización de la medicina y en pocas palabras culpa a los sistemas de salud por el desgaste o agotamiento que ha conducido a que los médicos ejerzan una manera que ha venido perdido los sentimientos de empatía, de solidaridad, de servicio y de devoción que caracterizaron por siglos a nuestra profesión.

En la vida, como lo han dicho otros, el estrés es como el viento para un velero…lo impulsa pero, parodiando a Lancet, parecería que el estrés ha devenido excesivo en todo el entorno de la profesión médica, comenzando con el pregrado, pasando por el internado y la residencia y llegando con intensidad durante el ejercicio de la profesional.

El estudiante pasante, el interno y el residente eran mirados con cariño y tratados como hermanos menores. En la actualidad son numerosas las quejas no solo de intensa y exagerada presión laboral, sino de maltrato e inclusive de acoso sexual como lo han reportado la prensa médica y los medios laicos. Un estudiante o un interno resentido no puede rendir como debe ser y la deficiencia en los resultados no debe sorprender.

Aunque en épocas pretéritas muchos médicos ejercían de manera independiente o libre, así acudiesen a prestar servicios, muchas veces sociales, a los hospitales públicos pero lo hacían con autonomía y buena parte de su tiempo lo dedicaban a sus pacientes “privados”.

Ese médico de antaño gozaba de enorme independencia en el manejo de su tiempo y podía optar por la mejor distribución en los distintos quehaceres, incluyendo el servicio social mencionado.

Hoy no es posible porque la inmensa mayoría de los profesionales debe estar afiliado a un sistema de salud que le exige que haga milagros en corto tiempo, con consultas muy breves y numerosas labores administrativas que interfieren con su labor real de médico.

Si a ello se une el que la institución que lo emplea le exige rendimiento en productividad económica con restricciones y limitaciones en el gasto de la atención médica, el médico pasa a ser un tramitador de solicitudes sobre las cuales no tiene control. Peor aun, cuando en sistema establece sanciones si las normas o reglamentos de la práctica no se cumplen como reza en los manuales corporativos.

Antaño, en instituciones públicas y en instituciones privadas, el médico ejercía con autonomía y tenía tiempo suficiente para su paciente. Siempre fue fiduciario de los recursos pero no era responsable de que hubiese excedentes. Hoy, cuando muchas de las instituciones médicas son con ánimo de lucro y responden a accionistas o dueños, resulta involucrado en la producción de réditos.

El fenómeno del agotamiento o desgaste de los médicos es mundial, aunque más marcado en los países que han optado por sistemas de salud que no dependen de una centralización gubernamental de tipo social.

Sin embargo, organizaciones profesionales como la National Academy of Medicine de Estados Unidos están clamando por una reforma integral del sistema de salud.

Un aspecto importante es que haya priorización de las labores o tareas estrictamente médicas. Otro aspecto es el entorno o ámbito laboral con base en modelos que equilibren las exigencias del trabajo y los recursos y que evalúen de manera regular el impacto sobre el desgaste de los médicos.

El médico debe poder centrar sus actividades en el paciente y la institución proveerle los recursos tecnológicos que le hagan menos incierto el rumbo pero sobre todo son las instituciones las que deben asumir las tareas administrativas, desde el nivel más rutinario y no recargar al médico con ellas.

La reorganización de los sistemas de salud debe ser orientada a rehumanizar la práctica y a disminuir el estrés que por los factores mencionados conduce al desgaste del médico.

Jorge E. Maldonado

  • Editor Jefe Publicaciones ILADIBA.
  • Miembro de Número de la Academia  Nacional de Medicina.
  • Profesor Titular de Medicina Mayo Clinic College of Medicine (1976).
  • Profesor Visitante Universidad de París VII (1975).
  • Profesor Visitante de la Universidad de Harvard (1985-1987).
A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados