A A A
Plus
Enero 15, 2020
199 Visitas

Anemia prenatal o en embarazo temprano y cesárea asociados a trastornos del neurodesarrollo

Sendos estudios realizados en el Karolinska Institute de Estocolmo, Suecia, reportaron en JAMA y JAMA Network Open, que la anemia materna prenatal (o temprano en el embarazo) y cesárea se asocian a trastornos del neurodesarrollo.

Anemia materna prenatal y trastornos del neurodesarrollo

Bajo el liderazgo de la doctora Renee M. Gardner, un grupo de investigadores del famoso Karolinska y de la Universidad de Pennsylvania, en Filadelfia, estudiaron datos de la Cohorte Juvenil de Estocolmo con el fin de analizar la asociación entre deficiencia prenatal de hierro y el riesgo ulterior de trastornos del neurodesarrollo como trastornos del espectro autístico, trastorno de déficit de atención e hiperactividad y discapacidad intelectual.

La cohorte incluyó 532.232 individuos (51.3% hombres) entre 6 y 29 años de edad al finalizar el periodo de seguimiento (promedio de edad 17.6 años) y sus 299.768 madres.

La prevalencia de trastornos del espectro autístico, de trastorno de déficit de atención e hiperactividad y de discapacidad intelectual fue mayor en los niños nacidos de madres diagnosticadas con anemia en las primeras 30 semanas del embarazo (trastornos del espectro autístico 4.9%, trastorno de déficit de atención e hiperactividad 9.3% y discapacidad intelectual 3.9%), en comparación con las madres con anemia diagnosticadas con anemia más tarde en el embarazo o no diagnosticadas con anemia.

La anemia diagnosticada durante las primeras 30 semanas de embarazo, pero no más tarde, se asoció a aumento en el riesgo de diagnóstico de trastornos del espectro autístico (razón de disparidad 1.44 o 44% más; trastorno de déficit de atención e hiperactividad (razón de disparidad 1.37 o 37% más) y discapacidad intelectual (razón de disparidad 2.20 o 120% más) en niños en modelos que incluyeron factores socioeconómicos, maternos y relacionados con el embarazo (Figura).

Figura. La deficiencia de hierro en las etapas iniciales del embarazo se asocia a un aumento en el riesgo de desenlaces que afecten el neurodesarrollo del niño en gestación.

El diagnóstico de anemia fue asociado de manera similar con el riesgo de trastornos del espectro autístico (razón de disparidad 2.25 o 125% más) y de discapacidad intelectual (razón de disparidad 2.59 o 1.59% más) en comparación con gemelos apareados.

Considerando diagnósticos mutuamente excluyentes, los autores observaron la asociación más fuerte entre anemia y discapacidad intelectual sin coexistencia de trastorno del espectro autístico (razón de disparidad 2.72 o 172% más).

Los niños cuyas madres tuvieron un diagnóstico de anemia antes de 30 semanas de embarazo, tuvieron mayor probabilidad de parto prematuro (razón de disparidad 7.10) o de tamaño pequeño para la edad gestacional (razón de disparidad 2.81) en comparación con aquellos de madres que no tuvieron diagnóstico de anemia. Lo opuesto sucedió cuando el diagnóstico de anemia se hizo después de la semana 30 de embarazo.

Las asociaciones de esos trastornos con anemia diagnosticada más tarde en el embarazo disminuyeron de manera marcada.

Los autores concluyeron que en contraste con anemia materna diagnosticada hacia el final del embarazo, la anemia diagnosticada más temprano en el embarazo se asoció a aumento en el riesgo de desarrollo de trastornos del espectro autístico, trastorno de déficit de atención e hiperactividad y particularmente de discapacidad intelectual en los niños producto del embarazo.

Agregan que, dado que la deficiencia de hierro y anemia son frecuentes en mujeres de edad fértil (30% a 50% la deficiencia y 15% a 20% la anemia por deficiencia de hierro), los hallazgos enfatizan la importancia de tamización temprana del estado del hierro,de consejería nutricional y cuidado prenatal.

Comentario

En nuestro medio, y sobre todo en los grupos menos favorecidos, es especialmente importante que el equipo médico evalúe las mujeres en plan de embarazo y luego temprano en el embarazo para descartar deficiencia de hierro y anemia ferropénica porque el niño por venir corre el riesgo de efectos neurológicos irreversibles.

Es interesante anotar las características de las madres son anemia, en comparación con aquellas sin anemia:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Edad mayor que 40 años
  • Historia psiquiátrica
  • Ingreso económico alto
  • Primiparidad
  • Intervalo entre embarazos
  • Hospitalización por infección durante el embarazo
  • Nivel educativo bajo
  • Peso corporal bajo
  • Edad por debajo de 25 años

Sin embargo, la manera segura de evaluar la anemia y los niveles de hierro es con pruebas de laboratorio antes del embarazo y en la primera parte de la gestación.

Asociación de cesárea con riesgo de trastornos del neurodesarrollo y psiquiátricos en los bebés

Los investigadores, liderados por Tianyang Zhang, evaluaron la asociación entre parto por cesárea y riesgo en los niños de trastornos del neurodesarrollo y psiquiátricos.

Utilizaron varias bases de datos para identificar los estudios apropiados para su revisión sistemática y meta-análisis. Seleccionaron finalmente 61 estudios que comprendían 67 muestras independientes que incluían en total más de 20 millones de partos.

En comparación con los bebés nacidos por parto vaginal, los niños nacidos por cesárea tuvieron un aumento en la probabilidad de trastornos del espectro autístico (razón de disparidad 1.33 o 33% más) de trastorno de déficit de atención e hiperactividad (razón de disparidad 1.17 o 17% más).

Los estimativos fueron menos precisos para discapacidades intelectuales (razón de disparidad 1.83), trastorno obsesivo-compulsivo (razón de disparidad 1.49), tics (razón de disparidad 1.31) y trastornos del apetito (razón de disparidad 1.18).

No se encontraron asociaciones significativas con psicosis de depresión o afectivas o con psicosis no afectiva. Las estimaciones fueron comparables para cesárea de emergencia o electiva.

La calidad de los estudios fue alta para 82% de los estudios de cohorte y 50% para los estudios de casos y controles.

Los autores concluyeron que los hallazgos sugieren que los partos por cesárea se asocian a aumento en trastorno del espectro autístico y trastorno de déficit de atención e hiperactividad, independiente de la modalidad de cesárea, en comparación con parto vaginal. Se recomiendan estudios adicionales para analizar los mecanismos que subyacen esas asociaciones.

Comentario

En vista que los estudios analizados eran de tipo observacional no puede establecerse causación sino simple asociación, que no es lo mismo.

Los niños nacidos por vía vaginal se exponen a un microbioma que puede influir en el desarrollo más tarde de diabetes, asma y obesidad y los niños por cesárea no están expuestos a las fuerzas mecánicas y hormonas de estrés del parto vaginal, lo cual también puede jugar algún papel. La combinación puede influir en el neurodesarrollo, en una u otra forma.

En todo caso, el estudio sirve para enfatizar la importancia de reducir el número de cesáreas que ha alcanzado cifras muy altas, resultado en la mayor parte de cesáreas innecesarias.

Referencias:

A A A
Plus

Artículos Relacionados