A A A
Plus
Abril 15, 2018
204 Visitas

Azitromicina reduce exacerbaciones en asma persistente

Investigadores australianos demostraron que en adultos con asma sintomática persistente, la adición de azitromicina oral durante 48 semanas resulta en menos exacerbaciones del asma y en mejor calidad de vida. La azitromicina fue usada en combinación con un corticosteroide inhalado y un broncodilatador de acción prolongada.

Contexto

Las exacerbaciones del asma pueden ocurrir a pesar de terapia de mantenimiento con corticosteroides inhalados y broncodilatadores de acción prolongada, índice de que hay necesidad de tratamiento adicional.

El asma se caracteriza por inflamación crónica de la vía aérea que se acompaña de aumento en la susceptibilidad a infecciones respiratorias virales y alteración de la microbiología de las vías aéreas.

Se reconocen dos fenotipos de asma: uno caracterizado por la presencia de eosinófilos y de vías alérgicas Th2 que usualmente responde a corticosteroides y otro fenotipo no eosinofílico que se manifiesta por disfunción inmunológica innata que es insensible a los corticosteroides.

Estudios previos han reportado que la administración de azitromicina, un antibiótico macrólido con actividad antibacteriana y antiviral, es benéfica en los dos fenotipos mencionados de asma.

Las revisiones sistemáticas de estudios controlados con asma no permiten concluir sobre el efecto de la azitromicina sobre el número de exacerbaciones del asma, razón que indujo a los autores del reporte de la cita a realizar un nuevo estudio aleatorio, doble-ciego y controlado con placebo.

Estudio australiano sobre el uso de azitromicina como terapia adicional en asma persistente

Entre 2009 y 2015 los autores evaluaron 420 pacientes con asma sintomática persistente que estaban siendo tratados con un corticosteroide inhalado y un broncodilatador de larga duración.

La cohorte fue asignada de manera aleatoria a recibir azitromicina oral (500 mg) o placebo tres veces a la semana durante 48 semanas. Fueron excluidos los pacientes con prolongación del intervalo QTc o con trastorno de la audición.

La adición de azitromicina redujo las exacerbaciones de asma en comparación con el grupo placebo (1.07 vs 1.86 por paciente/año) (Figura). La razón de tasas de incidencia fue 0.59 (P<0.0001). La proporción de pacientes que experimentaron al menos una exacerbación se redujo con el tratamiento con azitromicina (127 o 61% en el grupo placebo vs 94 o 44% en el grupo azitromicina; p<0.0001).

Figura. El tratamiento con azitromicina redujo significativamente la incidencia de otras infecciones respiratorias comparada con placebo

 

El grupo tratado también tuvo una mejor calidad de vida relacionada al asma en comparación con el grupo placebo. Sin embargo, los tratados con azitromicina reportaron más diarrea que quienes recibieron el placebo (34% vs 19%).

En muestras de esputo recolectadas después del tratamiento, se encontraron organismos resistentes a azitromicina pero no hubo diferencia entre los grupos, sin embargo el estudio no tuvo el poder suficiente para detectar un efecto.

Los autores concluyeron que azitromicina puede ser una terapia adicional útil en asma persistente, con reducción de las exacerbaciones y mejor calidad de vida.

Un editorialista comenta que azitromicina fue eficaz en pacientes que presentaban microorganismos potencialmente patogénicos lo mismo que en los que no los presentaban en los cultivos obtenidos al inicio del estudio. Ya que el antibiótico redujo las exacerbaciones del asma y las infecciones respiratorias, es factible que los beneficios se deban a la prevención de ataques de asma inducidos por virus.

El mismo comentarista agrega que azitromicina estimula la fagocitosis de microbios y de células muertas por macrófagos, un efecto probablemente independiente de la inflamación de la vía aérea acompañada de neutrófilos y eosinófilos.

Comentario

Los pacientes con asma alérgica clásica tienen susceptibilidad a infecciones virales y bacterianas de la vía aérea, como lo anotan los autores australianos.

A la inversa, en algunos pacientes, libres de asma persistente, una infección de las vías respiratorias, usualmente viral, induce asma. En esos casos, de manera empírica, es decir, sin demostración de infección bacteriana, se ha empleado azitromicina en combinación con corticosteroides y broncodilatadores, donde el antibiótico ha tenido resultados aparentemente positivos.

Son necesarios estudios adicionales para determinar con precisión el mecanismo que induce la reducción del número de exacerbaciones de asma persistente tratada con corticosteroides inhalados y broncodilatadores de acción prolongada y de asma inducida por infección de las vías respiratorias.

En todos los casos en que se empleen antibióticos queda la inquietud si se está contribuyendo a la resistencia bacteriana pero por el momento si hay un beneficio, como es el caso en el estudio reseñado, no se puede dejar de lado esa opción terapéutica.

Referencias:
Lancet en línea Julio 4, 2017; http:/dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(17)31281-3
Lancet en línea Julio 4, 2017; http:/dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(17)31547-7

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Terapia triple con inhalador en asma mejora función pulmonar

    Ver más >
  • Terapia triple con inhalador en asma mejora función pulmonar

    Ver más >
  • Budesonida-formoterol eficaz terapia de alivio en asma leve

    Ver más >
  • Tratamiento de asma leve con budesónida-formoterol

    Ver más >