A A A
Plus
Septiembre 18, 2018
619 Visitas

Marihuana conlleva riesgos para la salud de los adolescentes

La sociedad científica pediátrica de mayor prestigio mundial, la American Academy of Pediatrics (AAP), publicó una serie de recomendaciones en relación al uso creciente de la marihuana por los adolescentes.

La aprobación del uso medicinal de la marihuana en muchos países, incluyendo Colombia, y la legalización del uso recreacional en otros, ha conducido a la idea errónea que se trata de una sustancia sin riesgos para la salud.

En realidad, la hoja de marihuana y derivados como aceites destilados, o elementos bebibles o comibles, o los productos de uso farmacológico, contienen componentes denominados canabinoides (de los cuales específicamente tetrahidrocanbinol que es una sustancia psicoactiva) que si bien pueden aliviar ciertos problemas como el dolor, la náusea y el vómito del paciente con cáncer, ello no debe extrapolarse al consumo recreacional que, en nuestra opinión debería ser controlado.

Incumbe a los médicos y a los profesionales de la salud en general educar a la comunidad y sobre todo a los jóvenes sobre los riesgos que la marihuana entraña, especialmente para los adolescentes.

Los canabinoides pueden tener efectos adversos como mareo, disforia y atontamiento sensorial. Numerosos estudios han demostrado que en los adolescentes el uso recreacional de la marihuana puede tener consecuencias negativas a corto y a largo plazo. Esas consecuencias incluyen trastorno de la memoria reciente y disminución de la concentración, del espectro de atención y de las habilidades de solución de problemas, todo lo cual interfiere con el aprendizaje.

En los adolescentes también se han documentado alteraciones en la coordinación motora, en el juicio y la aptitud de seguimiento. Estos efectos, expresa la AAP, pueden contribuir a muertes o lesiones no intencionales, especialmente cuando conducen.

Además, se han documentado efectos negativos sobre la función pulmonar y el humo de segunda mano, como en el caso del cigarrillo, es perjudicial para los niños. A largo plazo se han observado trastornos mentales como depresión y psicosis.

Ciertas áreas del cerebro juvenil resultan afectadas por la marihuana, particularmente la región prefrontal, de importancia en el control de la toma de decisiones y otras indispensables para la memoria como el hipocampo. Algunos estudios han demostrado disminución del tamaño de la amígdala y del hipocampo.

En pocas palabras, la marihuana tiene un impacto negativo sobre estructuras y funciones cerebrales.

El consumo de marihuana en el adolescente lo predispone a la adicción o dependencia con consecuencias más tarde en la vida.

El reporte de la AAP urge a los pediatras (y por extensión a todo profesional de la salud que tenga contacto con los adolescentes) que tamicen los adolescentes en relación al uso de marihuana y en general de sustancias de uso recreativo, psicoactivas y potencialmente adictivas.

Si se detecta uso de marihuana se deben emplear técnicas motivacionales que propendan por la abstención o por la disuasión. Puede ser necesario referir el joven aun consejero mental.

En la conversación con el adolescente deben enfatizarse los efectos negativos de la marihuana para la salud física y sobre todo mental. Hay que decirle asimismo que si se hace adicto a la marihuana hoy, la adicción durará 10 años y entretanto puede caer en otras adicciones.

Los padres deben dar ejemplo y no fumar marihuana, recordando además que el producto actual contiene 4 veces más tetrahidrocanabinol que hace unos años (pasó de 4% a 16%).

Referencia:
Pediatrics en línea Febrero 27, 2017; DOI:10.1542/peds.2016-4069

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Intervenciones para prevenir uso de drogas en niños y jóvenes adultos

    Ver más >
  • Vareniclina asociado a aumento en riesgo cardiovascular

    Ver más >
  • Vareniclina (Chantix®) no debe usarse en menores de 16 años expresa la FDA

    Ver más >
  • Recomiendan tamizar adultos para uso de drogas ilícitas

    Ver más >