A A A
Plus
Febrero 27, 2020
166 Visitas

Reducción de la presión sanguínea con meditación profunda (mindfulness)

La meditación profunda (mindfulness en inglés) se ha popularizado como método de manejo de problemas como ansiedad y estrés, y para tratamiento adyuvante de una serie de condiciones como obesidad, sedentarismo, consumo excesivo de alimentos y de alcohol.

En palabras simples, se trata de concentrar la mente en un aspecto, sitio o tema que no implique preocupación, ansiedad o estrés, acompañada de respiración profunda que puede ser motivo de concentración de la mente. Mindfulness está basado en la religión budista.

Investigadores de la Universidad de Brown, en Providence, Rhode Island, liderados por el doctor Eric Loucks, director del Mindfulness Center de la Universidad, desarrollaron un programa basado en la reducción de la presión sanguínea para evaluar la aceptabilidad, factibilidad y efectos sobre hipotéticos mecanismos de la reducción de la presión sanguínea con meditación profunda, cuyos resultados hasta ahora han sido equívocos.

El Mindfulness-Based Stress Reduction Program es específicamente diseñado para hipertensión.

El estudio de la Universidad de Brown fue de un solo brazo y calificado como Estado 1 con un año de seguimiento.

Los investigadores encontraron que la meditación profunda o mindfulness se asoció a disminución significativa de la presión sistólica al año y que logró otros beneficios como mejor adherencia a la dieta recomendada, menor consumo de sal, disminución del consumo de alcohol y aumento en la actividad física.

De 48 pacientes que se enrolaron en el programa (61% mujeres, edad promedio 60 años y aproximadamente 60% bajo medicamentos antihipertensivos) 43 o 90% atendieron a 7 de las 10 clases del programa y 43 fueron seguidos por un año. La hipertensión fue definida por cifras iguales o superiores a 120/80 mm Hg.

Al año los investigadores encontraron que los pacientes con hipertensión estado 2 no controlada (sistólica 140 mm Hg o más), experimentaron una reducción en presión sanguínea de 15 mm Hg.

Además, auto-percepción, atención y regulación de la emoción habían mejorado al año de seguimiento.

Los autores encontraron un efecto de dosis, teniendo mayor reducción de la presión sanguínea aquellos participantes que gastaron una mediana de 18 horas a la semana fuera de la clase practicado la meditación. Lo contrario ocurrió en aquellos que gastaron un número bajo de horas (18 horas más=15.2 mm Hg a 3 meses y 11.4 mm H a un año vs 0 horas 4.4 mm Hg a 3 meses y 6 mm Hg a un año).

La evidencia del beneficio a un año es clara pero se requieren estudios aleatorios controlados.

Comentarios de expertos han sido elogiosos del estudio de la Universidad de Brown que ameritan ser replicado en la práctica en nuestro país y región.

Comentario

Las medicinas alternativas que incluyen yoga y meditación profunda, deben ser parte del tratamiento de una serie de enfermedades. Los médicos generales y los especialistas harían bien en capacitarse en esas terapias y aplicarlas cuando las considere apropiadas.

Referencia:
PLOS|One Noviembre 27, 2019; https://doi.org/10.137/journalpone.0223095

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Troponina positiva aun con niveles bajos asociada a mortalidad sobre todo en adultos jóvenes

    Ver más >
  • Menopausia temprana asociada a aumento en riesgo cardiovascular

    Ver más >
  • Reloj inteligente para detección de fibrilación auricular avanza pero no supera al médico todavía

    Ver más >
  • Alerta sobre hemorragia gastrointestinal asociada a anticoagulantes orales en fibrilación auricular

    Ver más >