A A A
Plus
Junio 28, 2018
413 Visitas

Acetaminofén e ibuprofeno durante embarazo posibles causas de defectos congénitos relacionados con gónadas u hormonas sexuales

Sendos estudios relacionados con dos analgésicos, acetaminofén e ibuprofeno, de uso frecuente en mujeres embarazadas, encontraron bases para sospechar que pueden causar trastornos hormonales o gonadales en el feto que se traducen en defectos congénitos.

Acetaminofén modifica la sulfatación de hormonas sexuales

Investigadores del J. Craig Venter Institute de La Jolla, California, liderados por el doctor Isaac V. Cohen, usaron el análisis del metaboloma de 3.570 individuos para identificar el efecto de acetaminofén sobre los procesos metabólicos.

El término metaboloma se deriva de la unión de metabolismo y cromosomas, y por tanto, se refiere al juego completo de moléculas químicas pequeñas (metabolitos tales como intermediarios metabólicos, hormonas y otras moléculas de señalización y metabolitos secundarios que se encuentran en el interior de una muestra biológica).

Contexto

Acetaminofén se ha asociado a disminución en la sulfatación de las hormonas sexuales, hecho que es relevante en el contexto del debate sobre el uso de acetaminofén durante el embarazo, con la anotación que es el analgésico de consumo más frecuente en el embarazo.

A pesar de décadas de uso de acetaminofén todavía es incompleto el conocimiento sobre el mecanismo de acción y los potenciales efectos adversos metabólicos. Estudios epidemiológicos y experimentos en animales dan apoyo a la idea que acetaminofén tiene efecto sobre los procesos reproductivos y la homeostasis hormonal.

Los investigadores establecieron el perfil del metaboloma que caracteriza el uso de acetaminofén y posteriormente identificaron las diferencias de muestras de 455 individuos con y sin uso de acetaminofén. Los resultados fueron validados en muestras de 1.880 individuos de ancestro europeo y 1.235 individuos de ancestro africano e hispano.

Para esclarecer el mecanismo objetivo de la acción de acetaminofén los autores emplearon genómica.

Fue identificado un patrón definido de depleción de las hormonas sexuales sulfatadas en los usuarios de acetaminofén en quienes hubo relación con variantes genéticas de SULT2A1, una de las variantes genéticas determinantes clave de la variación de los niveles de hormonas sexuales sulfatadas en la sangre.

El efecto del consumo de acetaminofén sobre las hormonas sexuales sulfatadas fue en términos generales equivalente al efecto de 35 años de envejecimiento pero como el efecto duró un par de días el impacto cronológico no es duradero.

Los autores concluyeron que los hallazgos generan preocupación sobre el impacto del uso de acetaminofén sobre la homeostasis hormonal. Por otra parte, las observaciones modifican la opinión sobre el mecanismo de acción de acetaminofén en el manejo del dolor ya que las hormonas sexuales sulfatadas pueden funcionar como neuroesteroides y modificar los dinteles nociceptivos.

Desde un punto de vista anatómico, los hallazgos hormonales (depleción de hormonas sexuales sulftadas) en individuos expuestos a acetaminofén, sugieren que la exposición fetal al analgésico podría estar asociada a malformación urogenital al nacer.

El análisis del metaboloma arrojó un perfil peculiar de metabolitos hormonales que podrían explicar la disfunción hepática asociada al uso de dosis altas y/o prolongadas de acetaminofén.

Aunque el estudio reseñado establece bases teóricas desde un punto de vista práctico, no es aconsejable que la mujer embarazada tome acetaminofén de manera continua, este debe administrarse máximo por un periodo de un mes durante el embarazo.

Otro efecto negativo es la observación que acetaminofén eleva de manera amplia pero falsa o espúrea el monitoreo continuo de la glucosa.

Referencia:
EBioMedicine 28:316-323, Febrero 2018

Ibuprofeno durante el primer trimestre del embarazo es deletéreo para el ovario humano fetal

Investigadores del Institute of Research in Health, Enviroment and Work, de Rennes, Francia, liderados por la doctora Sabrina Leverier-Penna, expusieron a ibuprofeno explantes de ovarios fetales humanos. Aunque el periodo de exposición fue breve, los autores observaron una disminución marcada en el número de células germinales, número menor de células proliferativas y aumento en la apoptosis.

Los investigadores realizaron su estudio en ovarios humanos de 7 a 12 semanas de desarrollo que fueron expuestos a ibuprofeno por 2, 4 y 7 días. Los explantes ováricos fueron analizados mediante citometría de flujo, inmunoquímica y reacción cuantitativa en cadena de polimerasa, enfocando los resultados en el número de células ováricas, muerte celular y proliferación y complemento de células germinales.

Si los resultados del efecto de ibuprofeno sobre los explantes de ovario refleja lo que sucede durante la vida intrauterina, puede concluirse que las mujeres que consumen ibuprofeno durante el embarazo podrían tener hijas con reserva ovárica insuficiente y subfertilidad.

En la actualidad el consumo de ibuprofeno está contraindicado después de la semana 24 de gestación. Los resultados apuntan a que el analgésico puede tener efectos adversos negativos durante el primer trimestre del embarazo.

Como en el caso de acetaminofén, el estudio sobre ibuprofeno es netamente experimental e in vitro y no pueden derivarse conclusiones clínicas definitivas. Sin embargo, en ambos casos, los médicos y las pacientes embarazadas deben usar los analgésicos con cautela por los posibles efectos adversos hormonales y gonadales.

Se requieren estudios adicionales.

Referencia:
Human Reproduction en línea Febrero 2, 2018; https://doi.org/10.1093/humrep/dex383

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Alertas sobre medicamentos y dispositivos o equipos

    Ver más >
  • Evaluación de analgésicos en osteoartritis

    Ver más >
  • Acetaminofén no ofrece beneficios en influenza

    Ver más >
  • FDA alerta sobre efectos adversos de las inyecciones epidurales

    Ver más >