A A A
Plus
Diciembre 28, 2018
245 Visitas

Guía del American College of Gynecology (ACOG) sobre dismenorrea y endometriosis en adolescentes

El American College of Obstetrics and Gynecology (ACOG) ha emitido una guía de manejo de la dismenorrea y de la endometriosis en adolescentes que fue publicada en extenso y en forma abreviada en la edición de diciembre de Obstetrics and Gynecology.

La dismenorrea o dolor menstrual es el síntoma más menstrual más frecuente en adolescentes y mujeres jóvenes.

Presentamos una síntesis que oriente al médico general que enfrenta una adolescente con dismenorrea.

Figura. Posibles localizaciones pélvicas de la endometriosis.

 

Dismenorrea primaria

La mayoría de las adolescentes que experimentan dismenorrea tienen la forma primaria del trastorno, definido como menstruación dolorosa en ausencia de patología pélvica.

La evaluación inicial debe incluir la historia médica, la historia ginecológica, la historia menstrual, la historia familiar y la historia psicosocial para establecer la diferencia entre dismenorrea primaria y secundaria.

Cuando la historia sugiere dismenorrea primaria, es apropiado iniciar tratamiento empírico. Si el tratamiento empírico no resulta en mejoría clínica en el lapso de 3 a 6 meses desde el inicio de la terapia se deben investigar posibles causas secundarias y verificar si la paciente ha seguido fielmente el tratamiento.

El tratamiento empírico de la dismenorrea primaria puede incluir anti-inflamatorios no esteroideos, supresión hormonal, por ejemplo, con anticonceptivos orales o dispositivo intrauterino o combinación de las dos modalidades.

Dismenorrea secundaria

La dismenorrea secundaria alude a menstruaciones dolorosas debidas a patología pélvica o a una condición médica reconocida. La endometriosis es la principal causa de dismenorrea secundaria en adolescentes. Debe considerarse en pacientes con dismenorrea persistente, clínicamente significativa a pesar del tratamiento hormonal o con AINEs, sobre todo si no ha identificado otra etiología del dolor pélvico crónico o si se ha identificado dismenorrea con base en la historia clínica, examen pélvico y ultrasonografía que es parte de la evaluación de la dismenorrea secundaria.

La dismenorrea secundaria debe considerarse cuando la paciente reporta dismenorrea severa inmediatamente después del primer periodo menstrual, empeoramiento de la dismenorrea, hemorragia anormal, dolor en la mitad del ciclo, carencia de respuesta al tratamiento empírico o historia familia de endometriosis.

La apariencia de la endometriosis puede diferir de la enfermedad en la mujer adulta. En las adolescentes las lesiones endometriósicas son típicamente claras o rojas, en contraste con la apariencia de quemadura de cigarrillos de las mujeres mayores y pueden ser difíciles de reconocer si el especialista no tiene experiencia en mujeres jóvenes.

La endometriosis en adolescentes se considera una enfermedad crónica con progreso potencial si no se trata. Las metas de tratamiento incluyen alivio de los síntomas, supresión del progreso de la enfermedad y protección de infertilidad a futuro.

La terapia debe ser individualizada y los especialistas deben considerar la preferencia de la paciente, la necesidad de anticoncepción, las contraindicaciones y efectos adversos del uso de hormonas, y de acuerdo aconsejar a la adolescente y su familia sobre las opciones terapéuticas.

Referencia:
Obstetrics & Gynecology 132:1517-1518, Diciembre 2018

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Hipertensión en adolescencia asociada a insuficiencia renal en adultez

    Ver más >
  • Dosis muy bajas de marihuana pueden afectar cerebro de adolescentes

    Ver más >
  • Vareniclina (Chantix®) no debe usarse en menores de 16 años expresa la FDA

    Ver más >
  • Adolescentes deben ser preguntados directamente sobre identidad de género

    Ver más >