A A A
Plus
Diciembre 28, 2018
264 Visitas

Preocupante vapeo de nicotina en adolescentes

Pareciese que la humanidad no cesa en la búsqueda de sustancias adictivas y con la ayuda de intereses comerciales se las arregla para generar productos que atraen el consumo y, por ende, la adicción y sus consecuencias para la salud.

Debe ser motivo de profunda preocupación de las autoridades, de los padres, de los maestros y, en general, de toda la sociedad, que nuestros jóvenes estén inmersos en el consumo masivo de dispositivos electrónicos que expelen vapores (de allí la aparición de la palabra “vapeo”) de sustancias adictivas, principalmente nicotina y marihuana, y de otras sustancias que dan sabor (saborizantes) al vapor.

La nicotina tiene un fuerte poder adictivo, como lo comprueban los muchos años del consumo de los derivados del tabaco que amarran al consumidor por sus efectos a nivel cerebral de excitación y de satisfacción.

En el adulto la nicotina tiene pocos efectos más allá de la adicción (puede producir taquicardia y elevar algo la presión sanguínea pero no más). En cambio en el cerebro joven del niño, del adolescente y del adulto joven, cuyo desarrollo cerebral está todavía incompleto, la nicotina induce daño que puede ser irreversible y de consecuencias a largo plazo.

Los jóvenes expuestos al vapeo de nicotina tienden a presentar alteraciones como irritabilidad, inestabilidad y alteraciones del sueño.

El vapeo de marihuana es otro uso de los dispositivos mencionados que se emplea para consumir otra sustancia adictiva, con efectos de satisfacción o recreación cerebral.

La marihuana tiene efectos nocivos sobre el aparato respiratorio similares a los del tabaco y se sabe que al menos in vitro y en células de las vías aéreas de animales de experimentación, ciertas sustancias saborizantes inducen cambios que auguran la posibilidad de lesiones de mayor envergadura.

De manera que no es exagerado afirmar que estamos ante un monstruo de mil cabezas que amenaza seriamente la salud de nuestros jóvenes.

Los dispositivos de vapeo tienen presentaciones físicamente atractivas y que por su estructura son fáciles de disimular y esconder, inclusive haciendo factible el uso frente a padres y maestros. Algunos, incluso, se parecen a dispositivos electrónicos como USBs (figura).

Figura. En los nuevos dispositivos para vapeo se observa un creciente interés en hacerlos más atractivos a un público más joven.

 

Duele ver que nuestras autoridades sean tan inoperantes, al punto que los centros de vapeo ya no son clubes escondidos o disimulados sino anunciados especialmente en las calles de las zonas de recreación de nuestras ciudades.

Dispositivos como JUUL contienen cantidades altas de nicotina, lo cual refuerza su poder adictivo. La prensa internacional informa que está en gestación la unión de JUUL con una tabacalera productora de cigarrillos de combustión convencionales. Ello facilitaría, todavía más, el paso de dispositivos electrónicos de vapeo de nicotina y saborizantes a cigarrillos convencionales, un riesgo más para nuestros niños, adolescentes y jóvenes.

De manera empírica sabemos que el consumo del vapeo ha aumentado de manera alarmante en el medio local, pero publicaciones científicas como el New England Journal of Medicine o de carácter general como el New York Times han reportado recientemente que el consumo del vapeo de nicotina ha alcanzado 21% en los adolescentes que están terminado el bachillerato, pero las cifras van in crescendo desde los grados escolares 8º y 10º.

Estamos en mora de iniciar acciones vigorosas que impidan que el daño a la salud de nuestros niños y jóvenes llegue a niveles irreductibles.

Referencias:
New England Journal of Medicine en línea Diciembre 17, 2018
New York Times Diciembre 17 y 18, 2018

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Problema mundial de consumo de alcohol persiste y se asocia a complicaciones cardiovasculares

    Ver más >
  • Consumo de una botella de vino a la semana equivalente a fumar 10 cigarrillos a la semana

    Ver más >
  • Consumo de una botella de vino a la semana equivalente a fumar 10 cigarrillos a la semana

    Ver más >
  • Farmacoterapias de cesación de cigarrillo no incrementan riesgo cardiovascular

    Ver más >