A A A
Plus
Abril 29, 2018
205 Visitas

Descubierta anatomía e histología de un nuevo órgano en intersticio humano

Investigadores de un grupo de universidades estadounidenses, liderados por el doctor Petros C. Benias de las Escuelas de Medicina Icahn, del Mount Sinai Hospital y Zucker a Hofstra, en New York, publicaron en Nature/Scientific Reports una serie de hallazgos anatómicos en diferentes tejidos que consideran expansión del concepto del intersticio humano.

Contexto

El espacio intersticial es la fuente primaria de linfa y uno de los compartimentos fluidos mayores del cuerpo humano. El espacio intersticial entre las células ha sido conocido de antaño en cuanto anatomía y composición pero espacios de tamaño mayor entre y dentro de los tejidos han sido descritos de manera vaga e imprecisa. Esas estructuras se han descrito como un “tercer espacio” donde se acumula fluido o líquido intersticial.

Avances en microscopía, específicamente endomicroscopía láser confocal (pCLE) han permitido estudiar con mayor profundidad y detalle y en tiempo real estructuras como el aludido tercer espacio.

Con pCLE los autores demostraron imágenes histológicas de tejidos humanos en tiempo real a una profundidad de 60-70 µm durante endoscopia. En los conductos biliares extrahepáticos después de inyectar fluoresceína encontraron un patrón reticular dentro de senos llenados con fluoresceína que no tenían un correlato anatómico.

Tejido de biopsia por congelación antes de fijación preservó la anatomía de esa estructura demostrando que hace parte de la submucosa y un espacio intersticial lleno de fluido que no había sido apreciado previamente que drena a los ganglios linfáticos y da soporte a una compleja red de haces gruesos de tejido colágeno.

Los haces de colágeno están cubiertos de manera intermitente en un lado por células similares a fibroblastos que se tiñen con marcadores endoteliales y vimentina, aunque es una interfase no recubierta altamente inusual y extensa ubicada entre las proteínas de la matriz de los haces y el líquido circundante.

Los autores observaron estructuras similares en numerosos tejidos que son sujeto de compresión intermitente o rítmica, incluyendo la submucosa del todo el tracto gastrointestinal y de la vejiga urinaria, la dermis, los tejidos blandos peribronquiales y periarteriales y la fascia.

Las estructuras anatómicas mencionadas pueden ser importantes en metástasis de cáncer, edema, fibrosis y funcionamiento mecánico de muchos o de todos los tejidos y órganos.

En resumen, los autores expresan que describen la anatomía y la histología de un espacio macroscópico dentro y entre los tejidos ocupado por líquidos o fluidos y previamente no reconocido, aunque ampliamente diseminado. Consideran, como se mencionó, que es una novedosa expansión del concepto del intersticio humano.

Comentario

Los espacios descritos por los autores actuarían como amortiguadores que en el proceso de tracción, compresión, bombeo o pulsación de los tejidos podrían causar desgarros. Al mismo tiempo esos espacios podrían facilitar la diseminación de células malignas que servirían de siembra de metástasis.

Otras posibilidades relacionadas con el “nuevo intersticio” estarían relacionadas con la conexión linfática que tienen porque en ese caso tendrían una posible función dentro del sistema inmunológico.

Si los haces o racimos de tejido colágeno que hacen parte del nuevo órgano evolucionan con la edad podrían tener que ver con el envejecimiento o con lesiones escleróticas, fibróticas o inflamatorias.

Los líquidos que ocupan los espacios del nuevo intersticio tienen una función relevante en la función de la mayoría de los tejidos.

Estamos, entonces, ante un hallazgo que puede impactar el manejo de los líquidos o fluidos corporales en estados fisiológicos y patológicos. Falta por conocer con precisión la composición de los líquidos del nuevo intersticio que puede tener importancia diagnóstica y terapéutica.

Una buena parte de los líquidos o fluidos corporales están en el intersticio pero su demostración visual ha sido interferida por la manera como son manejados los tejidos que son fijados y luego sometidos al proceso de tinción. Al fijarse directamente los tejidos no se observan los líquidos intersticisales.

En el estudio relatado los tejidos fueron obtenidos por endoscopia, congelados y luego sí procesados y observados con nuevos métodos microscópicos lo cual permite visualizar el intersticio y los líquidos en el interior de los espacios intersticiales.

Los autores anuncian una revisión en gran escala de la macroanatomía y de la microanatomía del intersticio humano.

Referencias:
Nature/Scientific Reports 8:4947 en línea Marzo 27, 2018; DOI:10.1038/s41598-018-23061-6
Boletín de Prensa NYU Langone Health Marzo 27, 2018

A A A
Plus

Artículos Relacionados