A A A
Plus
Mayo 17, 2018
30 Visitas

Importante estudio de las Academias de Ciencias de Estados Unidos sobre las consecuencias para la salud de los cigarrillos electrónicos

Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos realizaron un estudio de consenso basado en la revisión de 800 artículos publicados sobre los efectos sobre la salud de los cigarrillos electrónicos (e-cigarillos). El reporte completo cuenta con 600 páginas y tiene un costo de 114 dólares.

En pocas palabras, los autores concluyeron que son benéficos en el corto plazo porque ayudan a los fumadores de edad mayor a evitar las peores consecuencias para la salud de fumar cigarrillos de tabaco combustible pero al mismo tiempo pueden tener el efecto nocivo de llevar o inducir los jóvenes no fumadores a ensayar el mortal hábito.

Consideran los panelistas de las Academias que el impacto de los cigarrillos electrónicos puede ser inicialmente positivo ya que es factible que millones de fumadores del tipo habitual o tradicional cambiar los cigarrillos de tabaco combustible por el vapeo.

De acuerdo con el análisis de las Academias la evidencia sugiere que los cigarrillos electrónicos no están libres de riesgos para la salud pero son mucho menos dañinos que los cigarrillos convencionales. Contienen un número menor y niveles más bajos de sustancias tóxicas que los cigarrillos convencionales y el uso de los cigarrillos electrónicos puede ayudar a los fumadores adultos a dejar de fumar. Sin embargo, son explícitos en afirmar que los efectos para la salud a largo plazo no están aún claros.

Reiteran que hay evidencia sustancial que el creciente y abundante uso de los cigarrillos electrónicos por los jóvenes incrementa el riesgo de transición a fumar los cigarrillos convencionales. En otras palabras, los mayores pueden ganar pero los jóvenes pueden perder.

Como hemos registrado en otros artículos, los cigarrillos electrónicos son una grupo diverso de productos que contienen elementos de calentamiento que producen aerosoles de un líquido que los usuarios inhalan a través de una boquilla e incluyen un rango de dispositivos que simulan cigarrillos, sistemas de tanques de la sustancia líquida que se convierte en aerosol y una diversidad de modelos.

El uso de los cigarrillos electrónicos disminuye con la edad y es mayor en los hombres que en las mujeres.

Para saber a conciencia sobre el impacto de los cigarrillos electrónicos sobre la salud se requiere investigación a corto y a largo plazo. Un académico universitario y experto que lideró el estudio de las Academias expresa que los cigarrillos electrónicos no pueden simplemente categorizarse como benéficos o nocivos. Para los jóvenes tiene potencial nocivo para los mayores efectos potencialmente positivos.

Análisis de efectos específicos

Exposición a nicotina

  • La evidencia existente es conclusiva que la exposición a nicotina de los cigarrillos electrónicos es altamente variable y depende de las características del dispositivo y del líquido, así de la manera como el dispositivo es operado
  • Hay evidencia sustancial que el consumo de nicotina de los cigarrillos electrónicos en usuarios adultos experimentados en su uso puede ser comparable al de los cigarrillos convencionales.

Exposición a sustancias tóxicas

  • Hay evidencia concluyente que en adición a nicotina, la mayoría de los cigarrillos electrónicos contienen y emiten numerosas sustancias potencialmente tóxicas. No se sabe, agregamos, cuáles, en qué grado y en qué plazo son nocivas algunas de las sustancias usadas para el vapeo.
  • Hay evidencia sustancial que excepto por la nicotina, la exposición a sustancias potencialmente tóxicas de los cigarrillos electrónicos (bajo condiciones de uso típico) es significativamente menor en comparación a los cigarrillos convencionales.

Dependencia y abuso

  • Hay evidencia sustancial que los cigarrillos electrónicos resultan en síntomas de dependencia a los cigarrillos electrónicos
  • Hay evidencia moderada que el riesgo y la severidad de la dependencia es más baja con los cigarrillos electrónicos que con los cigarrillos convencionales.

Reducción del Riesgo

  • Hay evidencia concluyente que sustituir completamente los cigarrillos convencionales por los cigarrillos electrónicos reduce la exposición del usuario a muchos tóxicos y carcinógenos presentes en los cigarrillos convencionales.
  • Hay evidencia sustancial que cambiar completamente del uso regular de cigarrillos convencionales a cigarrillos electrónicos reduce los efectos para la salud a corto plazo en varios sistemas de órganos del cuerpo.

Las conclusiones anteriores, repetimos basados en el análisis de 800 estudios, reafirman la validez del concepto de reducción del riesgo del daño, aplicado al tabaquismo.

Es claro que no es una solución 100% ideal en el sentido que la reducción del riesgo del tabaco combustible a tabaco sometido a calentamiento no es completa pero baja 90% a 95% de acuerdo con estudios serios. Por otra parte, se desconocen -hay que reconocerlo- los efectos a largo plazo de algunas sustancias como los saborizantes o residuos así sean pequeños de ciertos metales.

Asimismo es importante anotar que la reducción del riesgo no es un invento para el tabaquismo sino que se aplica en la medicina a numerosas instancias o situaciones. Se opta por aceptar como beneficio un riesgo menor.

Uso por jóvenes y adultos jóvenes

  • Hay evidencia sustancial que el uso de cigarrillo electrónico por los jóvenes y los adultos jóvenes aumenta el riesgo de usar en algún momento cigarrillos convencionales. En este aspecto, hemos insistido en varios escritos.

Exposición de segunda mano

  • Hay evidencia concluyente que el uso del cigarrillo electrónico aumenta las concentraciones en el aire de partículas de material y de nicotina en ambientes interiores en comparación con los niveles de base.
  • Hay evidencia moderada que la exposición de segunda mano a nicotina y a partículas de material derivada de los cigarrillos electrónicos es más baja en comparación con los cigarrillos convencionales.

Cáncer

  • No hay evidencia disponible si los cigarrillos electrónicos se asocian o no se asocian a puntos intermedios o precursores del desarrollo de cáncer (un ejemplo de precursor de cáncer son los pólipos del colon que anteceden a cáncer declarado).
  • Hay evidencia limitada de estudios en animales en los cuales se utilizaron biomarcadores de cáncer que soporten la hipótesis que el uso a largo plazo de los cigarrillos electrónicos puede aumentar el riesgo de cáncer.

Efectos respiratorios

  • No hay evidencia disponible que los cigarrillos electrónicos causen o no enfermedades respiratorias en humanos
  • Hay evidencia moderada de aumento de tos y sibilancias en adolescentes que usan cigarrillos electrónicos y aumento en las exacerbaciones de asma.

Lesiones y envenenamiento

  • Hay evidencia concluyente que los cigarrillos electrónicos pueden explotar y producir quemaduras y lesiones tipo proyectil. Tal riesgo es aumentado de manera significativa cuando las baterías son de calidad pobre, almacenadas de manera inapropiada o son modificadas por los usuarios.
  • Hay evidencia concluyente que la exposición intencional o accidental a líquidos usados en los cigarrillos electrónicos (bebidos, por contacto ocular o por contacto cutáneo) puede resultar en efectos adversos para la salud tales como convulsiones, lesión cerebral por anoxia, vómito y acidosis láctica.
  • Hay evidencia concluyente que beber intencional o accidentalmente o inyectarse líquidos de cigarrillos electrónicos puede ser fatal.

Efectos reproductivos y del desarrollo

  • No hay evidencia disponible que los cigarrillos electrónicos afecten los resultados del embarazo
  • Hay evidencia insuficiente si el material de los cigarrillos afecten o no afecten el desarrollo fetal.

Finalmente, los autores recomiendan que entretanto no haya datos científicos disponibles, la población debe estimar los beneficios y riesgos potenciales. Sugieren hacer modelos de proyección a corto y largo plazo. En el momento a corto plazo la balanza parece inclinarse por beneficio para los adultos fumadores.

A ese tenor de ideas los llamados centros de cesación de fumar deberían considerar agregar a sus opciones el uso de cigarrillos electrónicos para fumadores adultos que deseen dejar de fumar pero requieren una ayuda transicional que por un tiempo al menos reduzca el riesgo del daño inducido por el tabaco combustible.

El estudio de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina fue auspiciado por la FDA (Food and Drug Administration) de Estados Unidos.

Referencia:
National Academy of Sciences, Engineering and Medicine. Estudio Public Health Consequences of e-Cigarettes. Boletín de Prensa Enero 23, 2018. https://www.nap.edu/catalog/24952/public-health-consequences-of-e-cigarettes

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • El College of Global Public Health de New York University afirma que los cigarrillos electrónicos son una opción más segura que fumar

    Ver más >
  • Reducción del Daño del Tabaquismo – Concepto científico contemporáneo en evolución y controversia

    Ver más >
  • Cigarrillos electrónicos inducen niveles más bajos de carcinógenos y de toxinas que los cigarrillos usuales

    Ver más >
  • Campaña Oficial de Salud en Niños y Adolescentes contra Cigarrillos Electrónicos en Estados Unidos

    Ver más >