A A A
Plus
Julio 14, 2009
595 Visitas

Jóvenes con obesidad y diabetes tipo 2 tienen anormalidades de la carótida

Investigadores estadounidenses reportan que adolescentes y adultos jóvenes con obesidad o con diabetes tipo 2 tienen aumento en el espesor de la capa íntima-media y rigidez de la arteria carótida.

Contexto

Los adultos con obesidad o con diabetes tipo 2 tienen riesgo más alto de accidente cerebrovascular y de infarto de miocardio que se asocian a aumento en el espesor de la capa íntima-media y en la rigidez de la carótida. 

Bajo el liderazgo de la doctora Elaine M. Urbina, del Departamento de Pediatría de la Universidad de Cincinnati, se realizó un estudio comparativo de las arterias carótidas de 446 jóvenes (10 a 24 años) delgados y libres de diabetes (n=182), obesos (n=136) o diabéticos tipo 2 (n=128).

El espesor de la capa íntima-media fue medido mediante ultrasonido. La elasticidad arterial se estimó utilizando el módulo elástico de Young y el índice de rigidez beta.

Los investigadores encontraron que los individuos con diabetes tipo 2 tenían aumento significativo en el espesor de la capa íntima-media de la carótida común y del bulbo, en comparación con los participantes delgados y no diabéticos.

En relación a la arteria carótida interna el espesor de la capa íntima-media fue mayor en los obesos y en los diabéticos que en los delgados (P=o< que 0.05 para todas las comparaciones). La diferencia entre grupos como puede verse no fue muy grande pero la tendencia es clara.

Los obesos y los diabéticos tuvieron arterias carótidas más rígidas que los delgados.

Aunque los participantes con diabetes tipo 2 y los obesos tuvieron mayor probabilidad que los individuos delgados de tener otros factores de riesgo cardiovascular que, a su vez, correlacionaron con el espesor y rigidez carotídea, el grupo de diabéticos y obesos como tal fue una factor pronóstico independiente de espesor de la capa íntima-media y del índice beta de rigidez.

Se puede inferir que la diabetes y la obesidad influencian cambios en la estructura y función arterial que no pueden explicarse completamente por los factores de riesgo tradicional.

Como no es factible medir de manera rutinaria la arteria carótida se impone que en jóvenes obesos o diabéticos tipo 2 se haga un inventario cuidadoso de los factores tradicionales de riesgo cardiovascular.

El principal corolario es la agresividad con que deben tratarse los jóvenes obesos o diabéticos ya que desde temprano comienzan a presentar alteraciones arteriales que auguran complicaciones serias.

Referencia:
Circulation online
 Mayo 26, 2009

 © EMSA-ILADIBA, Julio, 2009

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Guía de la American Academy of Pediatrics sobre cirugía bariátrica en adolescentes

    Ver más >
  • Reevaluación de la terapia con vitamina D

    Ver más >
  • Guía de la American Academy of Pediatrics sobre cirugía bariátrica en adolescentes

    Ver más >
  • Dos dietas que disminuyen riesgo de diabetes

    Ver más >