A A A
Plus
Septiembre 14, 2009
500 Visitas

Nuevo estudio sobre rosiglitazona y riesgo cardiovascular

En pocas palabras la controversia continúa. El estudio RECORD, que acaba de publicarse en Lancet, demostró que rosiglitazona dobla el riesgo de insuficiencia cardiaca en diabetes tipo 2 pero no incrementa el riesgo general de hospitalizaciones o de muertes cardiovasculares en comparación con los medicamentos estándar reductores de la glicemia. El estudio RECORD confirmó que rosiglitazona se asocia a incremento en el número de fracturas sobre todo en mujeres.

En los últimos dos años han aparecido numerosos artículos sobre posibles o comprobados efectos adversos de las tiazolidinedionas (rosiglitazona y pioglitazona) y en particular sobre rosiglitazona.

El Estudio RECORD involucró 4447 pacientes con diabetes tipo 2 que estaban siendo tratados con monoterapia con metformina o sulfonilurea y cuya hemoglobina A1C era en promedio 7.9%.

Los pacientes fueron asignados de manera aleatoria o a un grupo que recibía rosiglitazona adicional al régimen que tenían o a otro grupo que continuaba siendo tratado con metformina o sulfonilurea.

Después de 5.5 años de seguimiento la hemoglobina A1C en el grupo rosiglitazona arrojaba valores más bajos que en el grupo tratado de manera estándar.

Rosiglitazona no aumentó el riesgo global de morbilidad o de mortalidad cardiovascular. Los pacientes tratados con rosiglitazona tuvieron una reducción no significativa en accidentes cerebrovasculares fatales y no fatales.

Sin embargo, se observó que en grupo tratado con rosiglitazona hubo más casos de insuficiencia cardiaca que conllevaba u hospitalización o muerte (razón de riesgo 2.10), así como aumento en el número de fracturas distales de las extremidades inferiores, sobre todo en mujeres posmenopáusicas.

Comentario

Los resultados del Estudio RECORD, financiado por el productor de rosiglitazona, no concuerdan con los hallazgos de estudios anteriores que revelaron que rosiglitazona aumenta de manera significativa el riesgo de infarto de miocardio.

El Estudio RECORD, sin embargo, confirmó hallazgos anteriores en el sentido que rosiglitazona incrementa el riego de insuficiencia cardiaca y dobla el riesgo de fracturas distales en mujeres de edad avanzada.

Rosiglitazona no debe emplearse en pacientes con insuficiencia cardiaca o con aumento en el riesgo de fracturas.

Ciertamente el debate continúa y se prolongará. Las opiniones están divididas con defensores y opositores, igualmente vocales e importantes.

Desde un punto de vista práctico, en países de economías pobres y en épocas de crisis, hay un factor adicional y es el del costo de las tiazilidenidionas. Lo lógico es relegar pioglitazona a un segundo nivel y rosiglitazona a un tercer nivel y emplear otros medicamentos como primera línea.

Y si toca considerar las tiazolidenidionas tomar nota de las exclusiones.

Referencias:
Lancet online Junio
5, 2009
DOI:10.1016/S0140-6736(09)60953-3
DOI:10.1016/S0140-6736(09)61029-1

© EMSA-ILADIBA, Septiembre, 2009

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Menopausia temprana asociada a aumento en riesgo cardiovascular

    Ver más >
  • Reloj inteligente para detección de fibrilación auricular avanza pero no supera al médico todavía

    Ver más >
  • Alerta sobre hemorragia gastrointestinal asociada a anticoagulantes orales en fibrilación auricular

    Ver más >
  • Reducción de la presión sanguínea con meditación profunda (mindfulness)

    Ver más >