A A A
Plus
Marzo 1, 1997
1117 Visitas

Obituarios

 

Waldo E. Nelson
 Emérito docente de pediatría

——————————————————————————–

Waldo Nelson, autor del libro más importante en la enseñanza de la pediatría, murió el pasado 2 de marzo a los 98 años de edad.
El doctor Nelson se desempeñó como director del Departamento de Pediatría de la Universidad de Temple y del Hospital Saint Christopher, en Filadelfia y desde 1959 a 1978 fue editor de la prestigiosa revista Journal of Pediatrics.
El doctor Waldo Emerson Nelson había nacido en McClure, en el estado de Ohio, en 1898. Antes de ingresar a la facultad de medicina, adelantó estudios en el área de las finanzas. Sin embargo, el recuerdo de una hermana suya que murió siendo bebé, lo llevó a inclinarse por la medicina. Uno de sus primeros intereses fue el tratamiento de la diabetes en niños, en virtud del entonces reciente desarrollo de la insulina inyectable.

Frank Aram Oski
Toda una vida dedicada a la pediatría

——————————————————————————–

Dos meses antes de fallecer, el doctor Frank Aram Oski había recibido el Premio a Toda una Vida dedicada a la educación y la investigación en medicina, entregado por la Asociación Americana de Pediatría, durante su reunión anual.
Sus contribuciones al entendimiento de la hematología y la oncología pediátricas lo hicieron conocer a nivel internacional. Durante su prolífica carrera recibió multiples condecoraciones y participó en la fundacion de numerosas revistas de pediatría, entre ellas Contemporary Pediatrics y Opinions in Pediatris; además, fue editor en jefe del conocido texto Principles and Practice of Pediatrics, considerado una de las bases fundamentales para la enseñanza de la pediatría. El doctor Frank Aram se encontraba retirado del ejercicio profesional y su último cargo fue el de director del Johns Hopkins Children´s Center en la ciudad de Baltimore.

Kenneth S. Warren
Prominente investigador en medicina tropical

——————————————————————————–

Un melanoma metastásico interrumpió la vida del doctor Kenneth Warren, quien falleció hacia finales del año pasado, luego de una carrera dedicada a la medicina tropical y a las enfermedades parasitarias.
En su desempeño profesional actuó como profesor de medicina y director de la División de Medicina Geográfica de la Universidad Case Western Reserv, en Cleveland, Ohio, que fue el primer ente académico especificamente desarrollado para la investigación de las enfermedades de los países en vías de desarrollo. Años más tarde, fue director de la división de ciencias de la salud de la Fundación Rockefeller.
A lo largo de su carrera desarrolló el modelo animal para el estudio de la esquistosomiasis y dilucidó gran parte de la fisiopatología y epidemiología de esta enfermedad.

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados

A A A
Plus
Febrero 1, 1997
1115 Visitas

Obituarios

Tres eminentes cientificos, Harry H. Le Veen, Oscar Auerbach y Karl Beyer Jr.,quienes dieron grandes aportes a la humanidad fallecieron en los pasasdos días.

Harry H. Le Veen

Despedida a un visionario cirujano, cuyas técnicas quirúrgicas, aliviaron y prolongaron la vida de muchos enfermos

Este cirujano, fallecido recientemente a la edad de 82 años, debido a insuficiencia cardíaca, diseñó técnicas y procedimientos que hoy en día continúan ofreciendo alivio a multitud de personas afectadas por diversas enfermedades, desde cirrosis hasta hiperplasia prostática.

En primer lugar, durante la década de los años 70 y cuando se desempeñaba como jefe de cirugía del Veterans Affairs Medical Center, desarrolló una derivación que llevaba los fluidos producidos de forma anormal por el hígado enfermo y acumulados en la cavidad abdominal, hacia el torrente sanguíneo, aliviando así la severidad de la ascitis y mejorando los índices de supervivencia de los pacientes con insuficiencia hepática o cirrosis.

Este ingenioso dispositivo, utilizado todavía por muchos cirujanos, presenta una válvula de una pulgada de longitud que previene el reflujo de sangre hacia el hígado y asegura el paso unidireccional del líquido anormal hacia las venas.

Adicionalmente, el doctor Le Veen fue el primero en utilizar ondas de sonido para generar calor local y destruir, por este medio, acúmulos anormales de tejido. Esta estrategia terapéutica, conocida como terapia de radio-frecuencia, es usado para la eliminación de algunos tumores pulmonares y como una opción efectiva para reducir el tejido prostático hiperplásico.

 

Oscar Auerbach

Encontró las primeras evidencias que asociaron el consumo de tabaco con el cáncer pulmonar

En 1964, el doctor Auerbach llamó la atención de la comunidad científica y de la población en general, cuando advirtió por primera vez de los grandes riesgos que representaba el consumo de tabaco para la salud.

De hecho, sus hallazgos llevaron a las autoridades sanitarias de los Estados Unidos a exigir de las compañías tabacaleras, la obligación de imprimir en lugar visible de todas las cajetillas de cigarrillos la advertencia: “el consumo de tabaco es perjudicial para su salud”. Aparte de esto, seis años después, en 1970, emergieron los grupos activistas que luchaban por áreas públicas libres del humo del tabaco, cuya presión por la justa reivindicación del derecho a vivir en un medio ambiente libre de humo, llevó a la creación de las áreas de “fumadores” y “no fumadores” en muchos sitios públicos (aviones, restaurantes, etcétera).

Su trabajo, se basó principalmente en el estudio de los consumidores de cigarrillos, sus investigaciones también incluyeron a las personas no fumadoras y a los “fumadores pasivos” y permitieron concluir que estos últimos también podían desarrollar enfermedad maligna pulmonar. El doctor Auerbach también identificó y describió los procesos de regeneración celular de los pulmones, que ocurren en las personas, luego de abandonar por completo el consumo de tabaco.

 

Karl Beyer Jr.

Desaparece quien fuera, por muchos años, el alma y conductor de las investigaciones farmacológicas de Merck Sharp & Dohme

 El doctor Karl Beyer Jr. fue un destacado investigador en el área de la farmacología, cuyas capacidades y conocimientos le permitieron dirigir los equipos de investigadores que crearon diversas clases de nuevas drogas, entre ellas probenecid y algunos diuréticos de tipo tiazida.
Durante 31 años permaneció vinculado a la compañía Merck & Co, en donde llegó a desempeñarse por muchos años como vicepresidente de Investigaciones. Las conclusiones de toda una vida de exhaustivo trabajo, así como su filosofía y modelos de investigación quedaron plasmados en su libro “The discovery, development and delivery of new drugs”, publicado por primera vez en 1978.

Referencias:

En deposito.

© EMSA    ILADIBA    FEBRERO   1997

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados

A A A
Plus
Enero 1, 1997
1109 Visitas

Obituarios

Tres prestigiosos investigadores que ofrecieron grandes aportes a la humanidad desaparecieron en los últimos días. Un pequeño reconocimiento para quienes dedicaron su vida a buscar el desarrollo del conocimiento médico.

John E. Moseley


Despedida al radiólogo que describió los hallazgos óseos de la anemia drepanocítica

El doctor John E. Moseley, un radiólogo que contribuyó enormemente al entendimiento de la anemia drepanocítica y otros desórdenes sanguíneos, murió el pasado mes de noviembre de 1996, a la edad de 87 años.

El doctor Moseley se había retirado en 1980 cuando se desempeñaba como profesor emérito asociado de radiología del Mount Sinai School of Medicine, institución a la que estuvo vinculado durante 35 años.

En desarrollo de su trabajo, el doctor Moseley encontró ciertas anormalidades y cambios en los huesos de pacientes que padecían drepanocitosis. Sus hallazgos le ayudaron a él y a otros especialistas a identificar manifestaciones radiográficas de cambios óseos en personas afectados con otros tipos de desórdenes sanguíneos.
De hecho, consignó sus experiencias en el libro “Cambios óseos en desórdenes hematológicos”, escrito por varios especialistas.


Evelyn Hooker

Desaparece una autoridad en sicología de la homosexualidad

La sicologa norteamericana Evelyn Hooker, quien aseveró que no había diferencias sicológicas entre los hombre homosexuales y los heterosexuales, falleció en noviembre de 1996, a la edad de 89 años.
La doctora Hooker dedicó 30 años de su vida a la enseñanza en la Universidad de California, en Los Angeles, y comenzó a estudiar la homosexualidad masculina hacia los años 40. Su trabajo más significativo fue un escrito enviado en 1956 a la Asociación Americana de Sicología, con sede en Chicago, titulado “La acomodación del hombre homosexual manifiesto” y publicado al año siguiente en The Journal of Protective Techniques.
Varias décadas después, la misma Asociación habría de entregarle un premio en reconocimiento a su distinguida colaboración a la sicología.


Hans W. Kosterlitz

Adios al descubridor de las encefalinas, moléculas claves en la trasmisión de los impulsos dolorosos

Al doctor Hans W. Kosterlitz se le adeuda el descubrimiento de las encefalinas, comprendidas dentro de las pequeñas proteínas presentes en el cerebro conocidas como endorfinas y en las que la medicina ha puestos sus esperanzas para encontrar una sustancia capaz de controlar el dolor sin causar adicción.

A comienzos de la década de 1970, varios laboratorios se habían puesto a la tarea de encontrar las moléculas involucradas en la regulación de la trasmisión de los estímulos dolorosos, pero fue el doctor Kosterlitz junto con un colega más joven, el doctor John Hugues, quienes lograron aislar las encefalinas en su laboratorio de la Universidad de Aberdeen, en 1975. Entonces, el doctor Kosterlitz tenía 72 años de edad y estaba retirado de la enseñanza, pero aún mantenía su laboratorio de investigación. Si bien no tenía un sofisticado laboratorio con toda la tecnología con la que hoy cuentan los centros de investigación, tenía a su haber una prueba que él mismo había desarrollado para exacerbar la actividad de los opiáceos, a partir de una mezcla bioquímica proveniente de extractos cerebrales.

Referencias:

En deposito.

© EMSA    ILADIBA    ENERO 1997

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados

A A A
Plus
Noviembre 14, 1996
1105 Visitas

Obituarios

Richard Paul Bunge, El cáncer interrumpió la búsqueda de una cura para las lesiones espinales; William J. Curran, El cáncer le ganó al hombre de las leyes; Harald N. Johnson, Un médico atípico que andaba tras la rabia.

Richard Paul Bunge
El cáncer interrumpió la búsqueda de una cura para las lesiones espinales

Uno de los pioneros en el campo de la comprensión de los mecanismos de las lesiones de la médula espinal, el doctor Richard Paul Bunge, murió abatido por el cáncer a la edad de 64 años, cuando avanzaba en una investigación que prometía ofrecer alguna recuperación para las lesiones medulares.

De hecho, el doctor Bunge había experimentado en ratas de laboratorio a las que inoculó células de Schwann humanas y encontró evidencia de recuperación nerviosa. El decía que tenía la esperanza de que para el año 2003 podrían trasplantarse células de Schwann, como tratamiento para las lesiones de la médula espinal.

Al momento de su fallecimiento, el 10 de septiembre, el doctor Bunge era profesor de cirugía neurológica y anatomía y biología celular, así como director científico del Proyecto de Miami para la Cura de la Parálisis, el trabajo de investigación más grande de Estados Unidos en el campo de las lesiones de la médula espinal.

 

William J. Curran
El cáncer le ganó al hombre de las leyes

A los 71 años de edad murió William J. Curran, un abogado que dedicó buena parte de su vida profesional a introducir las leyes en la medicina. De hecho, a él se debe el desarrollo del derecho en medicina como una especialidad del derecho en su país. Precisamente, había sido profesor de medicina legal en la Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Harvard.

En Massachusetts, cuyas leyes estatales sirvieron de modelo para la legislación nacional e internacional, William Curran dejó su huella sobre numerosos estatutos, tales como calificaciones de los asistentes médicos, estándares profesionales mínimos para examinadores médicos, derechos de los pacientes y rehabilitación de la drogadicción, que en las leyes médicas se conoce como el Código Curran.

El destacado hombre de leyes tuvo una alta figuración en el ámbito académico y de las publicaciones médicas, pues además de dictar cátedra en Boston College, Boston University y Harvard University, escribió sendas columnas en el New England Journal of Medicine y el American Journal of Public Health. Su prestigio llegó hasta la Organización Mundial de la Salud, a la cual sirvió en calidad de asesor desde 1976 hasta su muerte.

 

Harald N. Johnson
Un médico atípico que andaba tras la rabia

A los 89 años de edad, el 28 de agosto, murió el doctor Harald Johnson, un médico que sentía atracción por la naturaleza, la música y los patógenos causantes de diversas enfermedades.

A tal punto llegaba su deseo de investigar y conocer a fondo los agentes causantes de las enfermedades virales que, no contento con las herramientas de que disponía en el laboratorio, se desplazaba hasta alejados parajes para capturar, él mismo, los animales que le resultaban útiles.

En uno de sus viajes, un vampiro lo mordió en un dedo. La lesión resultó, cinco meses más tarde, en una cuadriplejia causada por un virus de la rabia. Luego de recuperarse parcialmente se introdujo de nuevo en sus investigaciones, en las que descubrió un patógeno, el virus Modoc, causante de encefalitis.

El año pasado, durante su convalecencia tras romperse una pierna, escribió su última publicación: un capítulo del libro “Procedimientos diagnósticos para infecciones por virus, Rickettsias y Chlamydias”, editado por la Asociación Americana de Salud Pública.

 

 

© EMSA    ILADIBA    NOVIEMBRE     1996

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados

A A A
Plus
Octubre 17, 1996
1103 Visitas

Obituarios

Ray W. Fuller, Codescubridor de Prozac, murió a los 60 años como consecuencia de leucemia; y Henry Swan, Adiós a uno de los pioneros en cirugía de corazón abierto.

Ray W. Fuller

Codescubridor de Prozac, murió a los 60 años como consecuencia de leucemia

En los primeros años de 1970, siendo director de Investigaciones de Eli Lilly & Co., junto con los doctores David Wong y Bryan Molloy, el doctor Fuller se comprometió con una serie de estudios tendientes a desarrollar un antidepresivo que ofreciera menos efectos adversos a los que entonces existían en el mercado: los tricíclicos.

Como resultado de su trabajo salió al mercado Prozac, efectivamente con menos efectos secundarios que sus predecesores y que actualmente lidera las ventas de los antidepresivos en el mundo entero.

El doctor Fuller había nacido en Dongola, Illinois; recibió su grado de químico en 1957, el cual complementó luego con un máster en Microbiología (en 1958), los dos títulos obtenidos en Southern Illinois University. Posteriormente obtuvo el título de Ph.D. en Bioquímica en Purdue University (1961).

 

Henry Swan

Adiós a uno de los pioneros en cirugía de corazón abierto

Hacia 1950, el doctor Swan llevó a cabo la primera cirugía de corazón abierto, a un paciente al que había sumergido en una bañera llena de hielo, con el fin de detener su circulación sanguínea. Con ello se convirtió en el pionero en este campo de la cirugía. Esa intervención fué realizada luego de un largo período de experimentos en animales (perros), en los que el doctor Swan pudo detener la circulación durante el tiempo requerido para llevar a cabo una cirugía, por medio de enfriamiento. Estas experimentaciones le permitieron concluir que sólo disponía de seis minutos para efectuar la intervención.

 

 

© EMSA    ILADIBA    OCTUBRE     1996

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados

A A A
Plus
Mayo 16, 1996
1101 Visitas

Obituarios

Alex Cobo Ashrouai: Cirujano, humanista y educador; John Wasmuth: A la caza de los genes responsables de las enfermedades; Clifford Barger: Describió las bases neurohormonales de las enfermedades cardiovasculares.


Alex Cobo Ashrouai
Cirujano, humanista y educador

No hay duda de que uno de los hechos que marcó un hito en la medicina Latinoamericana fue el cambio del modelo de enseñanza francesa, que guió la enseñanza y práctica de la profesión hasta la mitad del presente siglo, a la de la escuela norteamericana.

Este paso se cimentó con la creación de nuevas escuelas de medicina, con un programa académico moderno, con la creación de departamentos especializados y énfasis en las ciencias básicas y la investigación. Alex Cobo, ilustre cirujano colombiano, participó activamente en este proceso, como cofundador de la Facultad (Escuela) de Medicina de la Universidad del Valle, en Cali, Colombia.

El doctor Cobo estuvo vinculado por muchos años a la actividad docente en esta Universidad, donde, además, fue profesor y Jefe del Departamento de Cirugía, Decano de la Facultad y Director del Hospital Universitario del Valle. Su interés en el bien de la comunidad lo llevó a la dirección de la División Social de la Fundación para la Educación Superior FES, institución de clara orientación altruista con base en Cali.

Su muerte, ocurrida en marzo de 1996, fue profundamente lamentada por sus colegas, amigos y alumnos, a quienes dedicó una vida de servicios.

 

John Wasmuth
A la caza de los genes responsables de las enfermedades

Decir que este genial bioquímico fue un “cazador de genes” es una descripción insuficiente de la vida y obra de John Wasmuth. Una de sus principales preocupaciones fue el uso que la sociedad podría dar al desarrollo de la genética y la probabilidad de que los métodos de diagnóstico prenatal de las alteraciones hereditarias generaran cualquier forma de discriminación. Así lo expresó cuando descubrió la alteración genética responsable de la acondroplasia, a la que consideraba no una enfermedad sino una parte de la rica variabilidad biológica de los seres humanos.

El doctor Wasmuth obtuvo un doctorado en biología molecular en la Universidad de Purdue, en 1973 y luego adelantó estudios en la Universidad Baylor, para trasladarse en 1977 a la Universidad de California en Irvine, Estados Unidos, donde se dedicó a la enseñanza y la investigación, hasta llegar a ser subdirector del Departamento de Biología y Química y director del Centro para la Investigación del Genoma Humano de la misma Universidad.

De los muchos logros de su carrera se destaca la identificación de la alteración genética responsable de la enfermedad de Huntington, de los genes que explican la acondroplasia, la porción del genoma que codifica para el receptor del factor de crecimiento derivado de fibroblastos, el gen responsable de la atrofia muscular espinal y la anormalidad que lleva al desarrollo del síndrome de Tricher-Collins.

Este reconocido investigador falleció a finales de 1995 a la temprana edad de 49 años.

 

Clifford Barger
Describió las bases neurohormonales de las enfermedades cardiovasculares

Los trabajos que desde la década de los 60s adelantó este profesor de fisiología de la Universidad de Harvard abrieron la puerta para modificar la idea prevaleciente entonces acerca de la génesis de las enfermedades cardiovasculares.

El doctor Barger, graduado en la Facultad de Medicina de Harvard en 1943, dedicó toda su vida a la investigación en el control neurohormonal de la circulación y a las alteraciones de estos sistemas presentes en las enfermedades cardiovasculares.

La idea de la falla cardíaca como una alteración de las leyes hidráulicas y hemodinámicas dió paso a las teorías actuales de que se trata de un síndrome con importante componentes neurohormonales gracias a los trabajos del equipo de científicos dirigidos por Clifford Barger.

Aparte de su brillante carrera como fisiólogo, el doctor Barger dedicó grandes esfuerzos a motivar a la Facultad de Medicina y a las Asociaciones Científicas -especialmente a la Sociedad Americana de Fisiología- a promover la vinculación de estudiantes de minorías étnicas al estudio de la medicina y a la investigación y la vida académica. A la edad de 79 años, en marzo de 1996, falleció este profesor emérito de Harvard, de donde se había retirado en 1987.

 

 

© EMSA    ILADIBA    MAYO     1996

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados

A A A
Plus
Enero 12, 1996
1101 Visitas

Obituarios

Dos investigadores y un médico benefactor de la humanidad dejaron su huella en esta tierra. Gracias por sus grandes aportes.

Saul Krugman
Pediatra, infectólogo y benefactor de la humanidad

Uno de los más connotados pediatras y salubristas del mundo, especialista en el estudio y manejo de las infecciones que afectan a los niños, Saul Krugman, murió el 26 de octubre de 1995.

Son innumerables las contribuciones que este médico, nacido en Nueva York en 1911, hizo no sólo a la ciencia sino a la humanidad misma. Además de los trabajos que concluyeron con la clasificación más o menos precisa de la hepatitis en dos tipos, A y B (un verdadero avance para la época), el doctor Krugman realizó importantes aportes en el estudio de la eficacia de las vacunas para la rubéola, el sarampión, el polio y la hepatitis B. Sus investigaciones fueron la base para la implementación de los programas de control (o erradicación, como se decía entonces) de numerosas enfermedades infecciosas.

En la Universidad de Nueva York, en donde transcurrió gran parte de su vida profesional, el doctor Krugman fue director del Departamento de Pediatría, por más de 15 años, durante los cuales se hizo acreedor al premio Lasker y a la distinción Karl Lansteiner Memorial, en 1985, entre otros. Fue además, coautor de uno de los libros que mayores enseñanzas brindó a varias generaciones de estudiantes de medicina, conocido como “Enfermedades Infecciosas en Pediatría” el cual llegó a su novena edición en 1992.

Con la desaparición de Saul Krugman, se va el hombre que escribió gran parte de la historia del desarrollo de la estrategias de prevención de las enfermedades infecciosas en niños.

Jeffries Wyman
Resolvió el enigma de la estructura de la hemoglobina

El 4 de noviembre del año anterior dejó de existir en París, Francia, el doctor Jeffries Wyman, uno de los biofísicos que más contribuyó a la comprensión de las interacciones entre la molécula de hemoglobina y el oxígeno. Sus estudios comenzaron en la Universidad de Harvard, en donde se interesó por las constantes dieléctricas de las soluciones acuosas que contenían aminoácidos.

Con el descubrimiento de la estructura cristalográfica de la hemoglobina, Wyman se dedicó al análisis de las interacciones alostéricas de la molécula y, más tarde, junto con Jacques Monod, clasificó esta proteína como una “enzima ad honorem”, por las especiales alteraciones que sufre la molécula en el proceso de unión con el oxígeno.

Después de abandonar la Universidad de Harvard, en 1952, Jeffries Wyman ejerció transitoriamente, un cargo como embajador científico de la Unesco y, en 1960, se hizo miembro del equipo del doctor Eraldo Antonini, en la Universidad de Roma, en donde permaneció por 24 años.

Entre sus obras más importantes, figuran los escritos sobre la “unión alostérica”, un concepto bioquímico que se debe completamente a los trabajos de este científico, y la coautoría de Biophysical Chemistry y de Functional Chemistry of Biological Macromolecules, dos títulos que se consideran verdaderos clásicos en este campo.


Francis O. Schmitt
Introdujo la microscopía electrónica en la investigación médica

Nacido en 1903, este pionero de la biología molecular fue el primero en aplicar la microscopía electrónica al estudio de las células nerviosas.

En 1940, Schmitt fundó el primer centro de microscopía electrónica de los Estados Unidos, en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Poco tiempo después pudo demostrar, utilizando un microscopio con un poder óptico de 100.000 aumentos, que las fibras nerviosas estaban compuestas por miles de delgados haces de axones. Sus estudios se ampliaron a la investigación de la función renal y de la conducción cardiaca, así como a la química y a la fisiología de las células nerviosas.

Logrando el concurso de especialistas de varias disciplinas, este científico logró crear el Programa de Investigación en Neurociencias de la Academia Americana de Artes y Ciencias, en 1962, que fue la semilla de interesantes trabajos acerca de las bases bioquímicas de procesos mentales como la memoria a largo plazo, la conciencia y el aprendizaje.

Entre los premios que recibió el doctor Schmitt, se cuentan, el Lasker, en 1956; el de la Asociación de Salud Pública, en 1956; y, en 1963, el otorgado por la Fundación Helen Hay Whitney.

 

© EMSA    ILADIBA    ENERO-FEBRERO 1996

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados

A A A
Plus
Mayo 23, 1995
1097 Visitas

Obituarios

Adolf Butenandt y Russell Earl Marker, dos científicos dedicados a la investigación en química, biología, farmacología y botánica, cuyos aportes fueron valiosos para el avance de la ciencia; fallecieron, tras una memorable vida de trabajo, a inicio de este año. Un reconocimiento para estos dos personajes.

Adolf Butenandt

Un químico insuperable

A mediados de enero falleció en Munich, Alemania, Adolf Butenandt, uno de los más talentosos químicos de este siglo. Con las limitadas herramientas disponibles en la primera mitad del siglo, el doctor Butenandt fue el primero en aislar las hormonas sexuales humanas. Fruto de su paciente labor fue el descubrimiento de la estrona, la androsterona y la progesterona. Los tres hallazgos tuvieron lugar en el corto lapso de cinco años comprendidos entre 1929 y 1934.

Posteriormente dedicó sus esfuerzos a la comprensión de los pigmentos localizados en el órgano visual de los insectos. A partir de estos experimentos acuñó el que habría de convertirse en uno de los dogmas de la genética básica: “un gen codifica para una enzima”, principio a partir del cual se derivó el crecimiento de esta disciplina. Otro de los grandes aportes de este genial investigador fue el aislamiento de la primera feromona (sustancias responsables de la atracción sexual en especies inferiores), a partir del tejido reproductor del gusano de seda.

Adolf Butenandt vivió la mayor parte de su vida en su país natal, donde dirigió por casi 25 años el afamado instituto de investigación Max- Planck-Gesellschaft, hasta su retiro en 1972.

En 1939, cuando apenas tenía 36 años, fue laureado con el Premio Nobel de Química, presea que no pudo recibir por la oposición y las amenazas del gobierno nazi. Su vida fue un ejemplo de dedicación y sus inmensos aportes a la biología moderna le aseguran un lugar en la historia de las ciencias del Siglo XX.


Russell Earl Marker

Pionero en la elaboración de hormonas sintéticas

 A finales de los años treinta, cuando la endocrinología era una disciplina incipiente, Russell E. Marker, químico, botánico y farmacólogo, trabajaba en la investigación de un grupo de moléculas conocidas como “sapogeninas”, derivadas de la saponina, una sustancia muy común en el reino vegetal.

El estudio de la estructura química de estos compuestos le permitió advertir la gran semejanza que existía entre ellos y la progesterona humana. En 1939, Marker describió un método original, conocido todavía como la “degradación de Marker”, mediante el cual era posible convertir sapogeninas en progesterona. Este fue el primer paso para alcanzar la producción masiva de hormonas esteroideas, como cortisona, prednisona, testosterona, estrógenos, y mezclas de anovulatorios.

Trabajando en precarias condiciones en México, durante los primeros años de la década de los cuarenta, recolectó toneladas de raíces y tubérculos, a partir de los cuales logró sintetizar unas cinco libras de progesterona pura, lo que en ese momento constituía algo más de la mitad de toda la producción mundial de la hormona. Llevando consigo toda su fortuna, que estaba representada entonces por la progesterona que había logrado sintetizar; Marker entró en contacto con Emeric Somlo y Frederick Lehman, propietarios de un laboratorio llamado “Hormona” con sede en ciudad de México. Ellos decidieron entonces formar una nueva sociedad en la que Marker entraría a participar en igualdad de condiciones, aportando sus conocimientos… y su progesterona. Este fue el inicio de una de las más importantes compañías farmacéuticas modernas -Syntex- (por síntesis y México), que desde muy pronto prosperó masificando la producción de hormonas esteroideas y de otros muchos compuestos.

Después de una carrera brillante en la Academia, como profesor de química orgánica en la Universidad Estatal de Pennsylvania, y de haber desempeñado un notable papel como empresario, Russell Earl Marker falleció a los 92 años el pasado mes de marzo.

Referencias:

Archives of Internal Medicine 155:569-577 (marzo 27), 1995
Clinical Pharmacokinetics 25: 189-204 (marzo), 1993
Chemotherapy 39: 416-423, 1993

© EMSA    ILADIBA    MAYO 1995

 

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados

  • Progesterona ineficaz para prevenir abortos recurrentes inexplicados

    Ver más >
  • Progesterona intravaginal disminuye riesgo de parto prematuro

    Ver más >
  • Gel vaginal de progesterona disminuye parto prematuro en mujeres con cérvix corto

    Ver más >
  • Progesterona no previene parto prematuro en embarazo gemelar

    Ver más >