A A A
Plus
Noviembre 5, 2015
780 Visitas

Oxitocina mejora déficits sociales en niños con autismo

Investigadores de la Universidad de Yale demostraron que la inyección intranasal (nebulización nasal) de oxitocina acentúa la actividad cerebral en regiones clave para estímulos sociales significativos y atenúa la respuesta a estímulos sin significativo social en niños con trastorno del espectro autístico.

El hallazgo despeja la posibilidad de un tratamiento farmacológico para la disfunción social, eje central del autismo.

Contexto

Los autores definen el trastorno del espectro del autismo como un trastorno frecuente del neurodesarrollo temprano, caracterizado por dificultades devastadoras en la interacción social, la comunicación e intereses y conductas repetitivas o restringidas.

Aunque el espectro del autismo denota gran heterogeneidad fenotípica y diversidad etiológica, está marcado por disfunción social, característica original que unifica el grupo de desórdenes autísticos.

Hasta el momento no hay un tratamiento farmacológico establecido para la alteración social del espectro autístico. Sin embargo, en adultos la administración intranasal de oxitocina acentúa el procesamiento de estímulos sociales en adultos con el trastorno, demostrado por aumento en el contacto visual, confianza grupal y reconocimiento de la expresión facial de emociones.

En esos adultos la inyección intranasal de oxitocina incrementa la actividad en un grupo de estructuras neuroanatómicas involucradas en el procesamiento de estímulos socialmente significativos.

Algunos estudios han sugerido que la oxitocina puede jugar un papel relevante en la aparición de autismo. Un estudio publicado en 1998 encontró niveles de oxitocina significativamente más bajos en niños autistas.

Además, estudios conductuales en niños y en adultos sugieren que una dosis de oxitocina intranasal mejora la interacción social y la comprensión del habla afectiva. También oxitocina ha demostrado reducir las conductas repetitivas, mejorar la cognición social e incrementar la comprensión del estado mental de otros. Sin embargo, los resultados clínicos han sido mixtos o ambiguos.

La oxitocina es un neuropéptido hormonal sintetizado por células nerviosas neurosecretoras localizadas en el núcleo supraóptico y en el núcleo paraventricular del hipotálamo, desde donde es transportada por la proteína neurofisina, a lo largo de los axones de las neuronas hipotalámicas, a la hipófisisis posterior o neurohipófisis.

Los principales estímulos que provocan la liberación de oxitocina son la succión del pezón, la estimulación de los genitales y la distensión del cuello uterino (reflejo de Ferguson).

La oxitocina participa a distancia (acción hormonal) en la lactancia, en la contracción uterina y en el orgasmo y en la excitación sexual de acuerdo con algunos estudios. La oxitocina refuerza los lazos maternales, según estudios experimentales en ovejas.

El principal uso clínico humano de la oxitocina es en la inducción del parto y en animales para facilitar la lactancia.

Concordante con la observación del efecto social positivo, la oxitocina aumenta la confianza social y disminuye el miedo social. La inyección intranasal eleva la empatía y aumenta la generosidad.

Por sus efectos en la esfera afectiva la oxitocina se ha llamado coloquialmente la “hormona del amor” pero también de la empatía, de la confianza y de la generosidad.

Estudio de la Universidad de Yale

El estudio aleatorio, doble-ciego y cruzado se basó en 17 niños de 8 a 16.5 años de edad con trastorno del espectro autístico.

Después de la administración intranasal de oxitocina los autores, utilizando resonancia magnética funcional, midieron los cambios en la actividad cerebral en regiones asociadas a la gratificación, percepción social y alerta emocional, en comparación con un grupo que recibió un placebo.

Encontraron que los centros asociados con gratificación y reconocimiento emocional respondieron más a oxitocina que a placebo durante tareas sociales. La hormona normalizó de manera temporal las regiones cerebrales responsables de los déficits sociales observados en niños con autismo.

Los circuitos neurales que participan en la gratificación son el estriado dorsal y anterior y el núcleo accumbens y en la atención social y en la cognición social la corteza temporal superior posterior, el cingulado y el precúneo, que en conjunto constituyen el “cerebro social”.

La inyección intranasal de oxitocina aumentó la actividad en el estriado, la convolución o giro frontal medio, la corteza órbitofrontal derecho y el surco temporal superior izquierdo.

Los investigadores también reportaron que la oxitocina aumentó la actividad durante juicio sociales y la disminuyó durante juicios no sociales, en el estriado, núcleo accumbens, surco temporal superior posterior izquierdo y corteza premotora izquierda.

La concentración de oxitocina en la saliva aumentó 30 minutos después de la inyección intranasal de oxitocina coincidiendo de manera positiva con el aumento en la actividad cerebral.

Comentario

Los autores expresan optimismo razonable en que oxitocina puede ser útil administrada antes de los tratamientos conductuales. Califican de neurociencia translacional sus observaciones que pueden facilitar el desarrollo de intervenciones farmacológicas en trastornos del neurodesarrollo del tipo de los trastornos del espectro autístico.

Sin embargo, aunque ha habido resultados positivos en animales de experimentación y estudios clínicos positivos como el de la Universidad de Yale, otros estudios han arrojado resultados mixtos. Por el momento, decir que la oxitocina es promisoria es razonable pero no implica quel el tema esté definido.

Referencias:

Proceedings of the National Academy of Sciences online Diciembre 2, 2013; www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1312857110
http://es.wikipedia.org/wiki/oxitocina
Current Opinion in Psychiatry 28:91-101, Marzo, 2015

© EMSA-ILADIBA, Noviembre, 2015
(JM)

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Evidencia adicional que vacunaciones no son causa de autismo

    Ver más >
  • Participación temprana de los padres de niños con autismo mejora resultados a largo plazo

    Ver más >
  • Guía 2015 de la Organización Mundial de la Salud sobre Ácido Fólico en Mujeres en Edad Reproductiva

    Ver más >
  • Lesión renal aguda en niños asociada a AINEs

    Ver más >