A A A
Plus
Abril 13, 2016
2315 Visitas

Principios básicos de la vacunación

Las vacunas, actuando a través de las defensas naturales, desarrollan inmunidad y reducen el riesgo de infección de una serie de enfermedades peligrosas e inclusive letales.

Introducción

La inmunidad es la capacidad del cuerpo humano de tolerar la presencia de material propio y de eliminar el material extraño o foráneo. La mayoría de los microbios son identificados como foráneos por el sistema inmune.

La inmunidad a un microorganismo es usualmente indicada por la presencia de anticuerpo a ese organismo. La inmunidad es en general específica para un solo organismo o para un grupo de organismos relacionados de manera estrecha.

Hay dos mecanismos básicos para adquirir inmunidad: activa y pasiva.

La inmunidad activa es la protección producida por el sistema inmune propio del individuo. Este tipo de inmunidad es usualmente permanente.

La inmunidad pasiva es la aportada por productos producidos por un animal o un humano y transferidos a otro humano usualmente mediante inyección. La inmunidad pasiva con frecuencia provee protección pero la protección disminuye y eventualmente desaparece en pocos meses o semanas.

El sistema inmune es un complejo de células que interactúan con el fin principal de identificar ciertas sustancias foráneas conocidas como antígenos contra los cuales el sistema inmune desarrolla anticuerpos.

Los virus y las bacterias, vivos e inactivados son antígenos, contra los cuales los linfocitos B producen anticuerpos o moléculas proteínicas clasificadas como inmunoglobulinas.

Células del sistema retículo-endotelial, especialmente los macrófagos, participan en la defensa inmune contra los gérmenes, captándolos y digiriéndolos como tales o por encontrarse en el interior de células muertas o moribundas.

Los linfocitos T contribuyen a la defensa inmune atacando las células del cuerpo que han sido infectadas.

(PUEDEN INCLUIRSE ILUSTRACCIONES DE MACRÓFAGOS, LINFOCITOS B Y T, PLASMOCITOS Y MOLÉCULAS DE INMUNOGLOBULINAS Y DEL PROCESO DE FAGOCITOSIS)

Después del contacto inicial del microorganismo con el cuerpo humano, pasan varios días antes que toda la carga defensiva entre en acción. Sin embargo, el sistema inmune tiene memoria y la infección tiene una respuesta más rápida. La inmunización o vacunación (inmunidad activa) se asimila a la infección e induce una respuesta del sistema de defensas.

La memoria inmune está conservada en los linfocitos T (células de la memoria de la respuesta celular) que atacan el organismo invasor y en los linfocitos B que producen anticuerpos que atacan de nuevo al agresor.

Cómo operan las vacunas

Como se mencionó, las vacunas ayudan a desarrollar inmunidad imitando una infección pero sin causar enfermedad. Las vacunas incitan el sistema inmune a producir linfocitos T y anticuerpos.

Sin embargo, como en el caso de la infección “real” con el virus o con la bacteria, la respuesta toma varios días y en el ínterin el individuo es susceptible a la infección para la cual se busca proteger con la vacuna. En contraste, a inmunidad pasiva, otorgada a través de globulinas inmunes (inmunoglobulinas) actúa inmediatamente.

Algunas veces, después de recibir una vacuna puede haber síntomas leves resultado de la imitación como fiebre. Esos síntomas son normales y deben interpretarse como asociados a la desarrollo de inmunidad por el cuerpo.

Una vez que la infección imitada por la vacuna ha pasado, quedan en el cuerpo un repositorio de linfocitos T de memoria y de linfocitos B que recuerdan su función defensiva (inmunidad celular e inmunidad humoral).

Tipos de vacunas

En la actualidad hay 5 tipos principales de vacunas que reciben los bebés y los niños pequeños:

  • Vacunas de virus vivos atenuados. Contienen una versión del virus vivo que ha sido atenuado de manera que no cause enfermedad seria en personas con sistemas inmunes sanos. Las vacunas de virus vivo atenuados son lo más cercano a la infección natural y por ello le dan una buena lección al sistema inmune. A este tipo pertenecen las vacunas contra sarampión, parotiditis y rubéola (MMR) y varicela. Aunque son vacunas muy eficaces no todo el mundo puede recibirlas. Por ejemplo, los niños con sistema inmune debilitado, como aquellos bajo quimioterapia, no pueden recibir vacunas vivas.
  • Vacunas de virus o bacterias inactivados (muertos). La vacuna contra el virus inactivado del polio es un ejemplo. Las vacunas inactivadas pueden estar compuestas por los virus o bacterias completos o por fracciones de uno u otro microorganismo. Otros ejemplos de vacunas de gérmenes inactivados o muertos son hepatitis A, rabia e influenza (virales) y pertussis, tifoidea, cólera y plaga (bacterianas).

Las vacunas fraccionadas son o basadas en proteínas o en polisacáridos. Las basadas en proteínas incluyen los toxoides (toxinas bacterianas inactivadas) y subunidades o subproductos del virus (subviriones). La mayoría de las vacunas basadas en polisacáridos están compuestas por polisacáridos puros de la pared celular de las bacterias. Las vacunas de polisacáridos conjugados contienen un polisacárido unido químicamente a una proteína. Esa unión hace que el polisacárido sea una vacuna más potente.

  • Vacunas toxoides. Previenen enfermedades causadas por bacterias que producen toxinas en el cuerpo. En el proceso de producción de los toxoides, las toxinas son debilitadas de manera que no causen enfermedad y por ello se denominan toxoides o similares a la toxina original pero sin capacidad de inducir enfermedad pero sí respuesta inmune. La vacuna DTap contiene toxoides tetánico y diftérico.
  • Vacunas de subunidades, como se mencionó, son aquellas que incluyen solamente parte del virus o de la bacteria o subunidades, en vez del germen completo. Dado que las vacunas contienen solamente los antígenos esenciales y no todas las otras moléculas que conforman el microorganismo, los efectos colaterales o adversos son menos frecuentes. El componente pertussis (o de la tos ferina) de la vacuna DTaP, es un ejemplo de vacuna de subunidades.
  • Vacunas conjugadas. Este tipo de vacunas contienen polisacáridos antigénicos de la cápsula de la bacteria los cuales reconoce y a los cuales se conecta (conjuga) y reacciona muy bien el sistema inmune. Un ejemplo de este tipo de vacuna es la vacuna contra Haemophilus influenzae tipo B (Hib). Otras vacunas de polisacáridos puros son las vacunas contra neumococo, meningococo y Salmonella typhi. Las vacunas de polisacáridos puros no requieren la participación de los linfocitos T, de manera que las células B producen anticuerpos independientemente de la colaboración de los linfocitos T facilitadores (linfocitos T helper).

Razón de la necesidad de más de una dosis de la vacuna

Hay 4 razones por las cuales el individuo de cualquier edad vacunado por primera vez puede requerir más de una dosis de la vacuna:

  • Para algunas vacunas (sobre todo las vacunas inactivadas), la primera dosis no provee tanta inmunidad como es posible, por lo que se necesita más de una dosis para desarrollar inmunidad completa. La vacuna Hib es un buen ejemplo.
  • En otros casos, como el de la vacuna DTaP la serie inicial ayuda a desarrollar inmunidad pero ésta declina y es necesario aplicar un refuerzo para recuperar el nivel de inmunidad inicial. Para DTaP ese refuerzo es necesario de los 4 a los 6 años de edad. Un segundo refuerzo (denominado Tdap) es necesario a los 11 o 12 años de edad o más adelante.
  • Se ha demostrado que para algunas vacunas (sobre todo vacunas vivas) son necesarias varias dosis para que todos desarrollen la mejor respuesta inmune. Un ejemplo, es la vacuna triple MMR (sarampión, parotiditis y rubéola) que inmuniza bien a algunos pero para otros es necesaria una segunda dosis.
  • En el caso de la vacuna contra el virus de la influenza hay que vacunar cada año porque las cepas del virus varían de un año a otro y los expertos desarrollan la vacuna apropiada para el virus circulante en el año.

Comentario

Hay quienes consideran que la inmunidad natural es la mejor pero nadie puede pronosticar la severidad de la infección natural y es entonces necesario prevenir en todos los casos posibles.

Las vacunas han cambiado totalmente el escenario de las enfermedades infecciosas y aunque algunas están centradas en determinadas regiones, el mundo actual es realmente globalizado y el habitante de aquí está expuesto a la infección de allá. Dentro de las posibilidades y en un marco estratégico, cada país debe diseñar un programa de vacunaciones, el más amplio y apropiado para la situación local.

Hemos presentado las bases científicas y racionales de la vacunación en general, con base especialmente en documentos generados por los CDCs (Centers for Disease Control and Prevention) de Estados Unidos.

Publicaciones relevantes recientes sobre la vacunación:

ART. 19III2014 Vacunas en prematuros
ART. 05IX2014 Vacuna contra VPH en mujeres de todas las edades
ART. 06IX2014 Vacuna contra influenza durante el embarazo puede proteger mujeres y bebés
ART. 1II2015 Vacuna contra VPH no se asocia a incremento de ITS
ART. 15II2015 Ante la caída de las vacunaciones….
ART. 17III2014 Falsos conceptos sobre las vacunas y cómo controvertirlos

Referencias:

CDCs Understanding How Vaccines Work
Principles of Vaccination
http://www.cdc.gov/vaccines

AGREGAR AQUÍ EN SERIE LAS REFERENCIAS DE TODOS LOS ARTÍCULOS

© EMSA-ILADIBA, Abril, 2016
(JM)

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Hipertensión en adolescencia asociada a insuficiencia renal en adultez

    Ver más >
  • Dosis muy bajas de marihuana pueden afectar cerebro de adolescentes

    Ver más >
  • Vareniclina (Chantix®) no debe usarse en menores de 16 años expresa la FDA

    Ver más >
  • Adolescentes deben ser preguntados directamente sobre identidad de género

    Ver más >
A A A
Plus
Abril 24, 2015
2308 Visitas

Principios básicos de la vacunación

Las vacunas, actuando a través de las defensas naturales desarrollan inmunidad y reducen el riesgo de infección de una serie de enfermedades peligrosas e inclusive letales. Introducción La inmunidad es la capacidad del cuerpo humano de tolerar la presencia de material propio y de eliminar el material extraño o foráneo. La mayoría de los microbios son……

Este contenido está disponible solo para usuarios registrados.

Login Suscríbase

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Hipertensión en adolescencia asociada a insuficiencia renal en adultez

    Ver más >
  • Dosis muy bajas de marihuana pueden afectar cerebro de adolescentes

    Ver más >
  • Vareniclina (Chantix®) no debe usarse en menores de 16 años expresa la FDA

    Ver más >
  • Adolescentes deben ser preguntados directamente sobre identidad de género

    Ver más >