A A A
Plus
Noviembre 14, 2020
73 Visitas

Razones por las cuales obesidad predispone y agrava COVID-19

Desde el inicio de la pandemia se ha demostrado que muchos de los pacientes con COVID-19 más enfermos, son obesos. Recientemente se ha reportado que los individuos con sobrepeso también tienen riesgos de morbilidad y mortalidad aumentados.

Science, en su edición del 11 de septiembre publicó una revisión del tema obesidad y COVID-19.

Un estudio publicado en Obesity Reviews analizó los datos de 399.000 pacientes internacionales y encontró que los individuos obesos con infección por SARS-CoV-2 tenían 113% de mayor probabilidad de tener que ser hospitalizados, 71% de mayor probabilidad de ser admitidos a la UCI y 48% de mayor probabilidad de morir.

Un estudio de Genentech que analizó más de 17.000 hospitalizados reveló que algo similar ocurre con los individuos con sobrepeso que eran 29% del grupo (48% eran obesos).

Las alteraciones patofisiológicas detrás de la tendencia de la obesidad a captar COVID-19 y a complicarse son trastornos de la inmunidad, inflamación crónica y tendencia trombótica.

Sin embargo, debe anotarse que el índice de masa corporal es un factor de riesgo independiente luego de hacer ajustes por edad, clase social, diabetes y enfermedad cardiaca.

Los pacientes con obesidad tienen mayor probabilidad de factores de riesgo independientes de COVID-19 severo como enfermedad cardiaca, enfermedad pulmonar y diabetes. Así mismo son proclives a padecer síndrome metabólico (hiperglicemia, dislipidemia, hipertensión).

Un estudio reciente de la Universidad de Tulane basado en 287 pacientes hospitalizados con COVID-19 reveló que el síndrome metabólico aumenta sustancialmente los riesgos de admisión a la UCI, ventilación y muerte.

Un estudio británico publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences midió la tasa de hospitalizaciones por COVID-19 en 334.000 ingleses y encontró que el pico se alcanzaba en personas con índice de masa corporal de 34 o más, pero comenzaba al llegar a la categoría de sobrepeso (Figura).

Figura. Los datos de un estudio británico muestran como el riesgo de hospitalización (COVID-19 severo) aumenta proporcionalmente con el índice de masa corporal.

La grasa abdominal empuja el diafragma y a su vez el músculo que subyace el pulmón restringiendo la ventilación pulmonar y el flujo aéreo sobre todo de los lóbulos superiores.

Los individuos obesos tienen tendencia trombótica que se agrava por lesión endotelial inducida por la infección por el coronavirus.

La alteración inmunológica en el infectado por coronavirus es más pronunciada que en otras infecciones. Se ha demostrado que las células T no funcionan bien en pacientes obesos y, por ende, la memoria inmunológica resulta afectada. Es factible que las vacunas, cuando lleguen, no funcionen igualmente bien en los obesos.

El obeso tiene fenómenos inflamatorios de bajo grado que incluyen la secreción por la grasa de citoquinas y la mayor actividad de macrófagos en casos de muerte celular. La obesidad puede decirse es una enfermedad inflamatoria o con componente inflamatorio que, por ende, se empeora con la infección por coronavirus 2.

Finalmente, el obeso, que debería ser más cauteloso y acudir a consulta con prisa, es un estigmatizado.

Lo cierto es que hay que prestar mucha atención al obeso en riesgo de infección por SARS-CoV-2 y si se infecta el clínico debe extremar las precauciones por los numerosos riesgos que se han descrito.


Referencia:

  • Science 369:1280-1281, Septiembre 11, 2020
A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Razones por las cuales obesidad predispone y agrava COVID-19

    Ver más >
  • Liberación temprana en infección y transmisión presintomática de SARS-CoV-2

    Ver más >
  • Características clínicas e histopatológicas de COVID-19

    Ver más >