A A A
Plus
Mayo 17, 2018
28 Visitas

Reducción del Daño

Introducción

Definición del daño y generalidades

¿Qué significa reducción o disminución del daño?

El concepto de reducción o disminución del daño (para la salud) es un concepto muy antiguo de salud pública que puede resumirse con un ejemplo diciendo que si una sustancia o varias sustancias tóxicas están presentes en alguno de los medios en contactos con el humano (por ejemplo, en el medio ambiente) el riesgo de daño para la salud disminuye en la medida en que el tóxico disminuya en su nivel o cantidad.

Lograr una absoluta erradicación de los contaminantes ambientales es ideal pero utópica o impráctica (siempre habrá alguna emisión de contaminantes por vehículos, fábricas, quemas etc) pero se pueden alcanzar niveles más bajos, controlables, que no hagan daño o que éste sea mínimo.

El daño para la salud puede ser reducido o abolido mediante el uso de otras sustancias que actúan como bloqueadores, antídotos o eliminadores de aquellas inductoras del daño o su sustitución por elementos no tóxicos o de menor toxicidad.

Ante el debate y la controversia que han surgido en años recientes sobre la disminución o reducción del daño (enfermedad) del uso del tabaco o de sus derivados (tabaquismo), cualquiera creería que es una idea reciente o novedosísima pero no…ha sido un viejo concepto de salud pública, aceptado como práctico. Citaremos luego algunos ejemplos de uso diario.

Aplicación del concepto de reducción del riesgo en diferentes áreas e impacto en la salud pública

En salud pública además del medio ambiente, la reducción del riesgo se aplica en la adicción (dosis mínima), en enfermedades de transmisión sexual como el sida y otras, en la adicción a los juegos de azar, en la sexualidad de los adolescentes, en la prostitución, en las industrias de alimentos y bebidas azucaradas y en la prevención mediante vacunas.

  • Adicción a las drogas y otras sustancias. Al menos desde 1926 la reducción del riesgo del daño se ha empleado por el Ministerio de Salud del Reino Unido en relación a la adicción. Uno de los Comités del Ministerio propuso que si la adicción a drogas era (como en efecto lo es) una enfermedad, debería ser tratada por los médicos con una dosis mínima de la droga suficiente para aminorar los síntomas de abstinencia y aminorar el consumo.
  • La “dosis mínima” es un concepto clínico ubicuo en la práctica actual de la adicción y se extiende al uso aprobado de pequeñas cantidades de la droga “ilegal” como terapia (ejemplo, las clínicas de metadona”) o de drogas adictivas, pero menos dañinas e incluso de usos terapéuticos potenciales como la marihuana. ¿Qué se busca?… reducir el daño o disminuir el riesgo del daño.
  • Sida. El uso compartido de jeringas por los pacientes con sida para inyectarse narcóticos es común. La distribución gratuita de jeringas individuales y enseñarles a los adictos el proceso de esterilización es una forma de disminución del riesgo de transmisión de la infección del VIH. Ahora, no está absolutamente demostrado que lo hagan o que lo hagan bien.
  • Adicción a los juegos de azar. Una modalidad aceptada es inducir al tahúr a que “juegue menos o poquito” y arriesgue menos en términos del daño a sí mismo y a su familia.
  • Sexualidad en los adolescentes. En lugar de abstinencia sexual total de los adolescentes (algo utópico), muchos han optado, con éxito, por el uso de anticonceptivos, incluyendo los inyectables reversibles de larga duración. El daño del embarazo precoz no deseado se reduce o disminuye (más con unos anticonceptivos que con otros y queda con algunos el riesgo de las enfermedades de transmisión sexual). No hay nada perfecto.
  • Prostitución. Puede prohibirse y aún penalizar a ambos participantes, pero la prostitución seguirá y la única manera de disminuir el riesgo de enfermedades de transmisión sexual es mediante la supervisión de la salud de quienes practican la prostitución y tratar a tiempo las enfermedades detectadas en las campañas de vigilancia. El ideal: que no haya prostitución y prohibirla; lo práctico: control y vigilancia que disminuya los riesgos inherentes a la salud pública.
  • Industria de alimentos y de bebidas gaseosas endulzadas con azúcares naturales. Encaran riesgos para la salud el exceso de sal, de grasas saturadas y de ácidos grasos usados horneados o fritos y de azúcares naturales que endulzan las bebidas gaseosas, los jugos y otros. La disminución de esos componentes o los impuestos a su consumo, representan reducción del riesgo de hipertensión, aterosclerosis, obesidad y diabetes, hechos imperativos a los cuales se han opuesto algunos sectores de producción, pero hacerlo representa reducción del riesgo del daño para la salud.
  • Vacunas. Es un ejemplo por excelencia de una estrategia de reducción del riesgo, que no es perfecta porque no hay vacunas 100% eficaces ni 100% libres de riesgo. Pero si con la vacuna del VPH, disminuye digamos 90% el riesgo de cierto tipo de cáncer del cuello uterino se logra que el riesgo sea solo del 10%, pero hay que aceptar que la vacuna conlleva algunos riesgos menores y otros discutibles, pero de mayor problema. Las vacunas anteriores (no las últimas versiones) de vacunas contra el dengue y el herpes zóster tenían una eficacia limitada pero todas (las anteriores, sobre todo) tenían riesgos de efectos adversos. Y seamos francos no se sabe qué puede haber a 10 años (largo plazo).

En síntesis, la salud pública ha sido quizás el campo de la medicina donde mayor aplicación ha tenido el concepto de disminución del riesgo o daño para la salud, de una variedad de estrategias que distan de ser perfectas o ideales o libres de sus propios riesgos pero es lo mejor que tenemos y son superiores a no hacer nada fuera de cerrarnos a un NO perfecto, que tampoco existe fuera de un idealismo impráctico, como veremos en los artículos que siguen que son de fuentes basadas en la evidencia.

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Reducción del Daño del Tabaquismo – Concepto científico contemporáneo en evolución y controversia

    Ver más >