A A A
Plus
Marzo 16, 1995
683 Visitas

Tratamiento antimicrobiano abreviado para la cistitis aguda en mujeres

La infección del tracto urinario da lugar a millones de consultas en todo el mundo. En los últimos años se ha demostrado que el tratamiento antimicrobiano durante tres días para la cistitis aguda no complicada puede ser tan eficaz como uno convencional de siete a diez días.

Además se disminuyen los efectos adversos y el costo, y se facilita el cumplimiento. Ensayos clínicos y comparativos han demostrado la eficacia terapéutica de nitrofurantoína, cefadroxilo, amoxicilina y trimetoprim sulfametoxazol.

Un grupo de investigadores, encabezado por el doctor Thomas M. Hooton, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington comparó la eficacia, seguridad y costos relativos del tratamiento con los cuatro antimicrobianos mencionados, administrados durante tres días en 158 mujeres con diagnóstico de cistitis aguda no complicada.

El germen causal más frecuente fue Escherichia coli (85% de los casos); en una minoría de casos se aislaron otras enterobacterias, Staphylococcus saprophyticus u otros cocos grampositivos.

Los tratamientos con trimetoprim-sulfametoxazol (TMS) y cefadroxilo erradicaron la cepa inicial en casi todas las pacientes. El tratamiento sólo falló en una de 40 mujeres tratadas con TMS y en ninguna de las 37 asignadas a cefadroxilo, evaluadas entre 4 y 6 días después del tratamiento. En cambio, los fracasos terapéuticos fueron más frecuentes con nitrofurantoína y con amoxicilina. Una evaluación llevada a cabo después de 4 a 6 semanas de tratamiento, pudo confirmar curación completa en 82% de los casos tratados con TMS, en 67% con amoxicilina, 66% con cefadroxilo y 61% con nitrofurantoína. El TMS fue el antibiótico más eficaz para disminuir la colonización con E.coli del recto, la vagina y la uretra. Se observaron efectos adversos en 43%, 35%, 30% y 25% de las pacientes tratadas con nitrofurantoína, TMS, cefadroxilo y amoxicilina respectivamente. El tratamiento con TMS fue el menos costoso debido a disminución del número de consultas y de evaluaciones por infecciones urinarias recurrentes o persistentes, o por vaginitis asociada.

Con base en los resultados de este estudio, los autores recomiendan trimetoprim-sulfametoxazol como primera elección para el tratamiento de cistitis no complicadas en mujeres no embarazadas que lo toleren bien. Las fluoroquinolonas no se tuvieron en cuenta por no con-siderarse tratamiento de primera línea debido al costo y sobre todo a la preocupación de favorecer la aparición de cepas resistentes.

Referencia:

Journal of American Medical Association, 273: 41-45 (enero 4), 1995.

© EMSA    ILADIBA    MARZO 1995

A A A
Plus
Tags:

Artículos Relacionados