- Iladiba - https://iladiba.com -

Cuestionada regla de distanciamiento físico de 2 metros

Investigadores de instituciones académicas del Reino Unido (Oxford y St. Thomas Hospital) y de Estados Unidos (Massachusetts Institute of Technology) re-evaluaron las bases o principios en que se basó la norma de 2 metros para el distanciamiento físico como prevención del contagio con coronavirus 2.

Consideran los autores que las reglas que estipulan una distancia física específica de 1 a 2 metros entre individuos para reducir la transmisión de SARS-CoV-2, se basan en una noción dicótoma obsoleta del tamaño de los droplets o goticas respiratorias, que son las portadoras del virus (emitidas al toser, estornudar, gritar, cantar o conversar).

Al no tener un tamaño actualizado no se tienen en cuenta las características físicas de las emisiones respiratorias, en las cuales son atrapadas y se mueven las goticas o droplets que se desplazan en el gas húmedo y turbulento que las mantiene concentradas y las transporta hasta 6 a 8 metros en unos pocos segundos (Figura 1).

Figura 1. Los droplets o goticas respiratorias, bajo ciertas condiciones pueden flotar en el aire y permanecer suspendidas hasta distancias de 8 metros del emisor.

Después que la nube que rodea los droplets se ralentiza de manera suficiente, devienen importantes la ventilación, los patrones específicos de flujo aéreo y el tipo de actividad. Son también importantes la carga viral del individuo emisor, la duración de la exposición y la susceptibilidad de otra persona a infección.

En lugar de reglas fijas de distancia física los autores proponen recomendaciones graduales que reflejan mejor los factores que se combinan para determinar el riesgo. Ello proveería una mayor protección en los ambientes de más alto riesgo pero también mayor libertad en ámbitos de menor riesgo, permitiendo retorno hacia la normalidad en algunos aspectos de la vida social y económica.

Los autores proponen principios que tienen en cuenta varios factores para determinar la distancia, de acuerdo con el nivel del riesgo. Por ejemplo, en espacios interiores con ventilación pobre donde las personas no están usando mascarillas, se debe considerar una distancia mayor de 2 metros.

Los autores publican un gráfico que gradúa el nivel de riesgo de los diversos escenarios. Los ingenieros sanitarios y los epidemiólogos deberían consultar esas gráficas y replantear el distanciamiento más apropiado (Figura 2).

Figura 2. Niveles de riesgo de contagio en diferentes situaciones. Adaptado de Jones N. et al.

Entretanto, el personal de salud debe enfatizar que dos metros no es una norma fija y que deben tenerse en cuenta factores como la ventilación, la recirculación del aire y el uso de métodos de depuración como los rayos ultravioleta.


Referencia: