A A A
Plus
Enero 21, 2021
3426 Visitas

La inmunidad por COVID-19 se mantiene en el tiempo

El presente estudio aunque no ha sido editado ya fue aprobado por pares y publicado como un avance (debido a la importancia de sus hallazgos) por la revista Nature el 18 de enero.

El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus-2 (SARS-CoV-2), que ha producido la muerte de al menos 1.7 millones de individuos alrededor del mundo, está asociado con un desarrollo variable de anticuerpos con actividad neutralizante que pueden proteger contra la infección según lo observado en modelos animales.

Aunque los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo, la naturaleza y la calidad de las células B que son las responsables de la producción de anticuerpos ante la reinfección no habían sido evaluados. El equipo encabezado por el Dr. Christian Gaebler evaluó la respuesta humoral en 87 individuos (entre 18 y 76 años, con una mediana de 45 años) a los 1.3 y 6.2 meses posteriores a la infección por SARS-CoV-2.

Los pacientes habían presentado síntomas por una mediana de 12 días (0-44 días) durante la fase aguda y el 11% había requerido hospitalización. El 44% de los participantes del estudio persistieron con sintomatología a largo plazo y todos tuvieron una PCR negativa para COVID-19 a los 6 meses posteriores del evento agudo.

Los resultados obtenidos de la investigación demostraron que los títulos de anticuerpos IgM e IgG anti-SARS-CoV-2 frente al dominio de unión al receptor (RBD) de la proteína de la espiga (spike protein) disminuyen significativamente y que la IgA se ve menos afectada. Al mismo tiempo, la actividad neutralizante en plasma se quintuplica en los ensayos. Por el contrario, el número de células B de memoria específicas de RBD no cambia. Las células B de memoria muestran un recambio después de 6,2 meses, y los anticuerpos que expresan tienen una mayor hipermutación, una fuerte potencia neutralizante y resistencia a las mutaciones RBD, lo que indica la evolución continua de la respuesta humoral.

El análisis de biopsias intestinales obtenidas de individuos asintomáticos 4 meses después del inicio de la enfermedad por coronavirus-2019 (COVID-19), mediante inmunofluorescencia o reacción en cadena de la polimerasa (PCR), reveló persistencia de ácidos nucleicos del SARS-CoV-2 e inmunorreactividad en el intestino delgado de 7 de 14 voluntarios.

Este estudio es el primero de este tipo por un período de evaluación tan largo y los autores concluyen que la respuesta de las células B de memoria al SARS-CoV-2 evoluciona entre 1.3 y 6.2 meses después de la infección de una manera que es consistente con la persistencia del antígeno.

Las respuestas de memoria son responsables de la protección contra la reinfección y son esenciales para una vacunación eficaz. La observación de que las respuestas de las células B de memoria no decaen después de 6.2 meses sino que continúan evolucionando, sugiere fuertemente que los individuos que están infectados con SARS-CoV-2 podrían montar una respuesta rápida y efectiva al tener una nueva exposición al virus.

Comentario editorial

Siguen apareciendo a diario investigaciones que dan luces al compartimiento inmunológico frente a la infección por SARS-CoV-2. Este estudio aporta esperanza en cuanto a que la inmunidad parece ser mucho más prolongada de lo que se creía hace unos meses y sobre todo porque la respuesta de las células B juega un papel importante para evitar la reinfección. Las células B operan como células de memoria y producen anticuerpos ante un nuevo reto infeccioso mucho tiempo después de la infección inicial.


Referencia

  • Gaebler, C. et al. Evolution of antibody immunity to SARS-CoV-2. Nature https://doi.org/10.1038/ s41586-021-03207-w (2021).
A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • La inmunidad por COVID-19 se mantiene en el tiempo

    Ver más >