A A A
Plus
Diciembre 31, 2019
1768 Visitas

Tabaquismo y enfermedad periodontal

El antecedente de tabaquismo es muy frecuente entre los individuos afectados por periodontitis de comienzo temprano, y podría jugar un papel importante en su génesis, de acuerdo con los resultados de un estudios epidemiológicos recientes.

Las formas tempranas y más severas se relacionan con el hábito de fumar

Existen diversas clases de periodontitis de comienzo temprano. La forma localizada juvenil afecta casi exclusivamente los incisivos y los primeros molares, en tanto que la forma generalizada de periodontitis de comienzo temprano puede tener localización y estadios de desarrollo heterogéneos. Varias investigaciones han relacionado el hábito de fumar con una mayor probabilidad de desarrollar periodontitis, así como menor respuesta terapéutica alas intervenciones empleadas en su tratamiento. Además, el cigarrillo parece aumentar la pérdida de fijación de los dientes y promueve la osteoporosis del hueso alveolar que soporta la raíz dental.

Figura. Fases de desarrollo de la enfermedad periodontal.

Miembros del Centro para la Investigación de las Enfermedades Periodontales, en Richmond,Virginia, estudiaron más de 800 individuos con periodontitis y relacionaron los hallazgos del examen oral con los datos de consumo de cigarrillo obtenidos en una encuesta, y con los niveles sanguíneos de cotinina -uno de los metabolitos de la nicotina más estable- determinados mediante un radioinmunoensayo con doble anticuerpo. Los individuos con periodontitis de comienzo temprano fueron divididos en categorías de acuerdo con la severidad de la enfermedad, la edad de comienzo de la misma y el grado de pérdida de fijación presente en las diferentes piezas dentales.

La periodontitis del adulto fue diagnosticada en pacientes mayores de 25 años que presentaban por lo menos compromiso de un diente con pérdida de fijación mayor de 2 mm. La periodontitis localizada juvenil incluyó sujetos menores de 30 años con perdida de fijación de por lo menos 4 mm en dos incisivos o primeros molares, en tanto que la periodontitis generalizada de comienzo temprano incluyó pacientes menores de 35 años con pérdidas de fijación mayor de 5 mm en por lo menos ocho piezas dentales.

Al final del estudio se demostró que la prevalencia del hábito de fumar era similar en el grupo de individuos sanos y en los pacientes con periodontitis localizada juvenil (con una cifra cercana al 20%), en tanto que el número de fumadores llegaba al 43% y 38%, respectivamente, en los afectados por periodontitis generalizada de comienzo temprano y periodontitis del adulto, las formas más severas del trastorno. También, el hábito de fumar se relacionó directamente con la gravedad de la periodontitis, determinada por índices de placa y medición de la pérdida de fijación, en casi todos los grupos.

Las diferencias en los factores de riesgo para periodontitis localizda juvenil y periodontitis generalizada de comienzo temprano pueden deberse a el tiempo de exposición al tabaco en cada una. Sin embargo, cabe recordar que también hay determinantes inmunológicos diferentes en estas dos formas de periodontitis, que también pueden ser modificados por el consumo de tabaco. Así, también en la periodontitis localizada juvenil se han encontrado niveles elevados de IgG2, el anticuerpo involucrado en la respuesta inmune exagerada contra antigenos bacterianos, que contribuiría al proceso inflamatorio periodontal.

Por su parte, los pacientes con periodontitis generalizada de comienzo temprano tienen niveles subnormales de esta inmunoglobulina y, en consecuencia, depresión de la respuesta inflamatoria local, que facilitaría la progresión de la enfermedad. El cigarrillo, , podría contribuir a la progresión de esta variedad más severa de la enfermedad periodontal, debido a la modificación de la respuesta inmunológica e inflamatoria sistémica frente a los patógenos periodontales, lo mismo que mediante la alteración de los elementos que conforman el tejido conjuntivo periodontal, cuya función también está comprometida en los fumadores.

Nuevas razones para que el odontólogo participe en la motivación de los pacientes para abandonar el tabaquismo, un hábito que tiene efectos en todos los sistemas del organismo, como acaban de probarlo los anteriores estudios.

Referencias:

Journal of the American Dental Association 126: 1107- 1113 (agosto), 1995

© EMSA    ILADIBA    NOVIEMBRE   1995

A A A
Plus

Artículos Relacionados

  • Periodontitis severa signo de diabetes tipo 2 temprana

    Ver más >
  • Publicaciones recientes sobre las estatinas

    Ver más >
  • Gingivitis (periodontitis)

    Ver más >
  • Aspectos nutricionales y salud oral en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica

    Ver más >